Digital

Cara, un software que reconoce sexo y edad para ofrecer publicidad personalizada. Sí, el futuro ya está aquí

Cara, un software que reconoce sexo y edad para ofrecer publicidad personalizada. Sí, el futuro ya está aquíAunque parezca ciencia ficción ya es una realidad y además muy asequible, con un precio de 40 euros mensuales. Cara, el software de reconocimiento facial desarrollado por la empresa neoyorquina IMRSV abre un enorme abanico de posibilidades para publicistas, pero también un problema para la protección de datos.

El software de reconocimiento facial de IMRSV se llama Cara y podría convertirse en la herramienta definitiva de personalización publicitaria. Cara es capaz de reconocer rostros situados a una distancia de hasta ocho metros, además puede discernir el sexo y la edad aproximada. El software también registra cuántas veces y cuánto tiempo miran los implicados, por ejemplo un cartel publicitario con una cámara web instalada con el software Cara.

Toda esta información que Cara es capaz de proporcionar, puede servir a los anunciantes para personalizar la publicidad proyectada en pantallas. La tienda Reebok de la Quinta Avenida en Nueva York es pionera en la utilización de este software. Si el experimento funciona, Reebok utilizará a Cara para proporcionar a sus potenciales clientes la información más adecuada a sus necesidades: si es una mujer delante del cartel se ofertarán productos femeninos, si es un niño, la pantalla mostrará zapatos de velcro, por ejemplo.

Pero Cara no sólo es útil en el sector publicitario: los restaurantes de comida rápida podrán utilizarlo para contar el número de personas que hay en la cola, en casa podría servir para automatizar la calefacción dependiendo del miembro de la familia que se encuentre en cada estancia y un largo etcétera.

Pero no todo es positivo: muchos se preocupan por la violación de la privacidad que este software puede ejercer, pero Jason Sosa, fundador de Cara tranquiliza a los usuarios afirmando que Cara no almacena vídeos ni fotografías y la información que registra es estadística, no individual.

Jason Sosa está ya trabajando en el próximo avance hacia el futuro: un software capaz de distinguir los sentimientos utilizable, por ejemplo, para una muñeca que sonríe cuando su dueña le regala una sonrisa.

Estos avances nos demuestran una vez más que el futuro ya está aquí y que una vez más la tecnología es la gran triunfadora, ayudando a otros sectores, como la publicidad a avanzar y crear nuevas formas de difusión.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir