líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

¿Qué características de web hosting necesito para mi sitio?

Digital MarketingIlustración máquina almacenamiento de datos

Descubre cómo seleccionar el mejor hosting para tu sitio web

¿Qué características de web hosting necesito para mi sitio?

¿Cómo elegir el mejor hosting para tu web? En esta guía te descubrimos los seis aspectos a tener en cuenta según los objetivos de negocio.

El hosting es uno de los servicios más importantes para los websites. Sin embargo, es muy común encontrarse con sitios cuyo plan de hosting es inadecuado. Por este motivo, decidimos realizar una guía que ayude a seleccionar el mejor plan dependiendo del sitio y tus objetivos de negocio.

Primero, ¿qué es el hosting?

Se le llama hosting al servicio de alojamiento web que se encarga de almacenar el sitio y hacer que esté disponible en internet. En otras palabras, es el que permite que los usuarios puedan ingresar a una web en el mundo online.

El hosting actúa a través de servidores que poseen diferentes características. Los servidores son algo así como computadoras de gran capacidad (no se trata de un equipo común). Pueden ser físicos o virtuales y, como mencionamos, tienen características diversas dependiendo del plan que elijas y el tipo de hosting (esto lo veremos más adelante).

Es importante que entiendas que, el alojamiento web, es un servicio fundamental para que el sitio funcione a la perfección y esté siempre en línea. Es por esto que, encontrar el plan indicado, tiene una gran relevancia.

Entonces, ¿cuáles son las características que se deben considerar?

No hay una cuenta específica que determine cuál es el hosting ideal. Sin embargo, puedes seguir esta guía para poder tener una idea de qué es lo que necesitas.

#1 Elige el tipo de hosting que quieres

El hosting, como mencionamos, está condicionado por las características de los servidores. Hay cuatro tipos que se usan comúnmente: dedicado, compartido, VPS y cloud hosting.

El hosting dedicado es aquel en el que hay un sólo propietario para el servidor completo. Esto quiere decir que toda la capacidad del servidor está destinada a un sitio web (o varios, dependiendo de los que desee añadir el dueño), no hay personas externas. El compartido es aquel que cuenta con varios usuarios que lo utilizan. Los recursos son compartidos por lo que, si un sitio tiene un aumento de tráfico repentino, las otras webs se verán perjudicadas.

El VPS es similar a un hosting dedicado, pero de forma virtual. Se trata de una máquina física que es dividida a través de un proceso virtual que tiene como resultado servidores virtuales privados. El cloud hosting, tal como lo indica el nombre, se trata de un servidor en la nube. El costo inicial es más alto, pero, luego, sólo se pagan aquellos recursos que se utilizan.

La elección del tipo de hosting dependerá de la capacidad de inversión que tengas, tus necesidades en cuanto a la seguridad y privacidad y, además, de lo que necesites para el sitio

#2 ¿Necesitas añadir otros servicios? Busca un proveedor que tenga paquetes

Si necesitas añadir más cosas a tu web, este es el momento de hacerlo. La mayoría de los proveedores ofrecen paquetes que incluyen más de una herramienta, con precios especiales. Por ejemplo, si necesitas adquirir algunos dominios web, conseguir una certificación SSL y, además, contratar un hosting, puedes encontrar un paquete armado que contenga todo esto a un costo menor que contratarlos por separado.

#3 Reconoce cuáles son tus conocimientos y busca opciones dependiendo de tu capacidad

Cada proveedor de hosting tiene una interfaz propia. Algunos poseen paneles de control que son muy amigables con los usuarios. En cambio, otros tienen paneles que están pensados para expertos, personas que ya poseen conocimiento sobre el tema.

Entonces, antes de contratar cualquier plan, debes averiguar si el panel se adecúa a tus conocimientos sobre manipulación de servidores. Encontrarás una opción para cada situación, ¡no te preocupes!

#4 Analiza qué es lo que necesitas en cuanto a ancho de banda y espacio de almacenamiento

Al hablar de ancho de banda, hacemos referencia a cuántos datos se consumen mensualmente. Para que lo entiendas, debes pensarlo igual que el servicio de internet. Si en una casa cinco personas están usando internet al mismo tiempo (salvo que tenga un gran ancho de banda) será más lento que si lo usa una sola persona. Entonces, debes pensar en un tráfico aproximado para saber cuánto ancho de banda necesitas.

En cuanto al espacio de almacenamiento, para esto debes pensar en el “tamaño” del sitio. Cuando analices este punto, debes considerar la cantidad de archivos que tienes, si hay muchos o pocos audiovisuales, si incluyes la base de datos y si existen correos electrónicos.

#5 Averigua si el proveedor cuenta con soporte técnico en español

No son muchas las personas que prestan atención a este detalle a la hora de contratar algún servicio. Sin embargo, en cuestiones que tienen que ver con internet, siempre recomendamos que contraten servicios que cuenten con un soporte técnico en tu idioma nativo o uno que manejes a la perfección. La ayuda técnica al cliente, te salvará de más de un problema.

#6 Revisa las opiniones que existen sobre el proveedor de hosting elegido

No te quedes sólo con la información que te den los proveedores. Busca más allá y “googlea” todo lo necesario para estar seguro de tu decisión. En internet, encontrarás opiniones y testimonios de usuarios que ya utilizaron el servicio. Presta especial atención a las críticas y revísalas por fecha. Si notas que antes tenían opiniones negativas pero ahora han cambiado, puede ser una muestra de que mejoraron el servicio.

Entonces, ¿ya estás listo para elegir tu servicio de hosting ideal?

 

MarketingDirecto.com triunfa en El Sol 2021 con más de 22,8 millones de impactos potenciales en TwitterAnteriorSigueinteClaves de la nueva construcción de identidad de marca en canales como Twitch

Noticias recomendadas