Digital

Por la Casa Blanca batallan Donald Trump y Hillary Clinton… y también hordas de bots

botsDonald Trump, el controvertido candidato republicano a la Casa Blanca, se jacta de tener muchísimos seguidores en las redes sociales. Sin embargo, una buena parte de ellos no es de carne y hueso.

Según datos manejados por la herramienta de análisis Twitteraudit, 4,6 millones de los 12,4 millones de seguidores que el magnate estadounidense tiene en Twitter corresponden en realidad a cuentas falsas. Y entre esas cuentas falsas los bots (programas que generan automáticamente contenido) campan a sus anchas.

A la intervención (providencial) de esos bots se debió, por ejemplo, que el hasthag #TrumpWon se convirtiera en “trending topic” en Twitter en el primer duelo televisivo entre Donald Trump y su contrincante Hillary Clinton.

Sin embargo, Trump no es el único que tiene bots a sueldo en su propio beneficio. También Hillary Clinton tiene un curioso bot a su servicio que utiliza las palabras (a veces claramente descabelladas) salidas de los labios de su contrincante como arma política de destrucción masiva.

El bot de Hillary Clinton entra en funcionamiento cuando el usuario accede a la web www.hillaryclinton.com/texttrump y cumplimenta un formulario con sus datos personales. A continuación, recibe un SMS de un número desconocido en su teléfono móvil. ¿El objetivo? Que el usuario almacene ese número desconocido como el teléfono de Trump y le envíe preguntas vía SMS. Tales preguntas son respondidas por un Trump ficticio (un algoritmo en realidad) que responde al usuario con frases reales salidas de boca del deslenguado candidato republicano a la Casa Blanca.

El usuario tiene la posibilidad de hacer una captura de pantalla de sus conversaciones (fingidas) con Trump y tuitear la foto con el hashtag #LiterallyTrump. A continuación, el bot pregunta al usuario si desea recibir mensajes electorales de Hillary Clinton o si quiere donar 5 dólares para financiar la campaña de la candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos.

Este bot, financiado por la organización “Hillary For America”, se asemeja en su funcionamiento al bot de Facebook Messenger “BFF Trump”, que utiliza también las palabras del siempre lenguaraz Trump para “retratar” (y dejar mal) frente a los votantes millennials al candidato republicano a la Casa Blanca.

Pero estos no son los únicos bots que Clinton tiene en nómina. Suyo es también el bot de Facebook Messenger “I will vote 2016”, que ayuda a los ciudadanos a registrarse para votar al tiempo que les convence de decantarse en las urnas por el Partido Demócrata. Otro bot (un juego en este caso) que pelea junto a Hillary Clinton por la Casa Blanca es “Swing Voters Go”, cuyo funcionamiento imita al célebre Pokémon Go (en este caso el objetivo no es cazar monstruos sino votantes).

Está claro, por lo tanto, que en las elecciones presidenciales estadounidenses los bots están teniendo un papel protagonista. Y que los bots disfruten de un papel tan estelar en la campaña resulta para algunos extremadamente preocupante. ¿Por qué? Básicamente porque los bots juegan deliberadamente a manipular a los votantes y lo hacen además de manera muy poco transparente.

Si ganar unas elecciones depende de contar con el ejército de bots más fuerte, la política podría cambiar (para peor) en el futuro. Trump y Clinton están jugando a un juego muy peligroso del podría salir “chamuscados” si no andan con cuidado.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir