líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El código que valía millones: la historia de la empresa a la que Google atracó a mano armada

Digital MarketingFotograma de la serie de Netflix El código que valía millones

El código que valía millones: cuando Google fue a los tribunales por "ladrón"

El código que valía millones: la historia de la empresa a la que Google atracó a mano armada

La serie de Netflix El código que valía millones retrata la historia de la empresa berlinesa Art+Com, que demandó a Google por hurtarle la idea de Google Earth.

«New media since 1988» es lema de Art+Com, una compañía que está en boca de todos desde que Netflix estrenara hace una semana El código que valía millones, una serie que se hace eco del hurto (sorprendentemente silente) del que fue víctima hace algunos años esta compañía berlinesa por parte de Google.

Fundada en 1988 por artistas, diseñadores y especialistas en informática, Art+Com vio originalmente la luz como una asociación. Y quienes allí se congregaron provenían fundamentalmente de la Universidad de las Artes y del emblemático Chaos Computer Club (CCC) de Berlín.

Art+Com se ha movido desde siempre como pez en el agua en la intersección entre el arte, la ciencia, el desarrollo informático, el diseño, la programación y la ingeniería.

«TerraVision» es el invento más conocido salido jamás de las entrañas de Art+Com. Axel Schmidt, Pavel Mayer, Joachim Sauter y Gerd Grüneis trabajaron en este hercúleo proyecto hasta aproximadamente el año 1995. El objetivo de «TerraVision» era desarrollar un algoritmo para la representación espacial (hasta el más mínimo detalle) del globo terráqueo (plantando así la simiente de las hoy ubicuas aplicaciones con GPS). «TerraVision» es en realidad el algoritmo parapetado detrás de Google Earth. Schmidt y Mayer, hackers del CCC, fueron responsables de la arquitectura y la programación del proyecto, mientras que Sauter se encargó de la interfaz y Grüneis del contenido.

Deutsche Telekom financió «TerraVision» y en 1994 el proyecto fue presentado con muchísimo éxito en una feria internacional en Kioto (Japón).

Puesto que «TerraVision» solo funcionaba en los potentísimos ordenadores de Silicon Graphics, pronto sus creadores abandonaron Berlín para viajar hasta Silicon Valley. Pero allí se toparon con las personas equivocadas: Michael T. Jones y Brian McClendon. Jones y McClendon fundaron más tarde la empresa Keyhole y a través de esta compañía vio la luz el proyecto «Earth Viewer». Con tan suculento producto en su porfolio, Keyhole terminaría siendo adquirida por Google en 2004. Y «Earth Viewer» terminó metamorfoseándose en Google Earth.

Michael T. Jones y Brian McClendon habrían hurtado a Art+Com la idea de «TerraVision»

Aunque en El código que valía millones la historia de Art+Com ha sido ligeramente modificada, la esencia de lo que allí se narra es real. Y Jones y McClendon se ganaron al parecer (con intenciones espurias) la confianza de la empresa berlinesa.

Los creadores de «TerraVision» explicaron a Jones y McClendon de manera tan pormenorizada la arquitectura de su software que sus homólogos estadounidenses fueron capaces de replicarlo.

En la serie Schmidt y Mayer se fusionan en único personaje (Juri Müller), mientras que Joachim Sauter y Gerd Grüneis aparecen representados en El código que valía millones como Carsten Schlüter. Y el binomio de malvados Jones y McClendon lo encarna en la serie el personaje Brian Anderson.

La disputa entre Art+Com y Google por el hurto de «TerraVision» se prolongó en la vida real durante casi diez años, de 2006 a 2016. Los costes de aquella cruenta batalla legal se movieron en una horquilla de entre 600 y 700 millones de euros. Inversores de capital de riesgo confiados en un resultado satisfactorio de la demanda para Art+Com financiaron el proceso judicial. Pero al final fue Google quien se impuso en este duelo de David contra Goliat en los tribunales.

Así y todo, y tras caer derrotada en aquella durísima batalla legal, Art+Com siguió adelante y no arrojó a la toalla. En la actualidad la compañía emplea a 90 personas, más del doble que en cuando llevó a Google a los tribunales.

A finales de los 90 Art+Com era una empresa concentrada sobre todo y ante todo en los vehículos virtuales, pero con la llegada del milenio viró hacia proyectos con el foco puesto en las instalaciones digitales y analógicas y la realidad aumentada.

Joachim Sauter, que jugó un rol relevantísimo en el desarrollo de El código que valía millones y era jefe de diseño de Art+Com, falleció desafortunadamente el 10 de julio de 2021. Su adversario en el proceso judicial contra Google, Michel T. Jones, había muerto casualmente también solo seis meses antes. Y tanto Sauter como Jones fallecieron a consecuencia de un cáncer.

Por su parte, Pavel Mayer fue managing director entre 1995 y 2000 y CTO de Art+Com en el periodo comprendido entre 2001 y 2011. Los otros dos creadores involucrados en «TerraVision», Axel Schmidt y Gerd Grüneis, se desvincularon de Art+Com a finales de los 90.

Haber sido abatida en los tribunales por Google no parece haber carcomido por el rencor a Art+Com, cuyos empleados siguen, de hecho, utilizando el buscador del gigante de internet. Además, la serie de Netflix ha puesto por fin en el mapa a una empresa que, pese a sus inconmensurables logros, casi nadie conocía en la escena «techie».

 

Prensa Ibérica presenta 'El Periódico de España' con un gran acto en MadridAnteriorSigueinte3 lecciones de marketing enredadas en los tentáculos de "El juego del calamar"

¡Aviso de Facebook para la UE! ¡Necesitas iniciar sesión para ver y publicar comentarios de FB!
Contenido patrocinado