Digital

Cómo cambiar el mundo con un internet físicamente consciente

Cómo cambiar el mundo con un internet físicamente conscienteInternet fue creado como una red especializada para propósitos de defensa y seguridad nacional pero, desde entonces, ha tenido un indudable impacto en la creatividad y los negocios y la economía global superando cualquier expectativa que pudieran haber tenido sus creadores. Pero aún queda mucho por ver de esta red global ya que, como escribe Pete Hartwell, tecnólogo de los laboratorios de investigación de estructuras cuánticas de HP en Mashable, ni si quiera hemos arañado un poco la superficie.

La nueva evolución que viva internet tendrá mucho que ver con el enorme potencial que ofrecen los sensores conectados a los ordenadores, y la información que éstos crean automáticamente sin necesidad de que ningún humano introduzca ningún dato. Además, esta nueva generación de sensores rastreará el entorno y ofrecerán datos sobre él de manera automática. No se trata de los sensores con los que cuenta la Wii o los teléfonos móviles, sino unos sensores mucho más sensibles y que podrían tener un increíble impacto global. Como afirma Hartwell, “veo sensores que puedan hacer frente a los grandes problemas de nuestro mundo: la seguridad y la sostenibilidad”.

Estos nuevos sensores podrían compararse con la identificación por radiofrecuencia, que ofrecen información real sobre el estado y el movimiento de un objeto en concreto, pero la información que se obtiene es estática, ya que sólo se actualizan los datos cuando el objeto pasa por delante del lector, además de que hace falta introducir muchos datos manualmente. Los sensores inalámbricos, en cambio, permiten acceder a la información en cualquier momento, ofreciendo datos no sólo sobre dónde se encuentra el objeto, también sobre su entorno y su comportamiento. Esto, llevado al día a día, significaría interconectar sensores de movimiento y de calor por toda la casa, de forma que un ordenador supiera cuándo se abandona o se entra en una habitación y, por ejemplo, apagar o encender la luz automáticamente.

Todos estos avances son posibles gracias a internet ya que es “la médula espinal para mover información y hacer decisiones. Depende de nosotros aprovechar esta red para hacer cosas buenas. Tenemos las herramientas, el problema es que nuestros ordenadores son ciegos, sordos e insensibles al mundo que nos rodea. Tenemos que darles sentidos”, declara Hartwell.

Para conseguirlo, hay que establecer un sistema que capture el pulso de nuestro entorno. Utilizando miles de millones de sensores diminutos y situándolos por todas partes, podríamos empezar a entender cómo se comporta nuestro mundo y, además, cómo le estamos afectando. Logrando superar los problemas de seguridad y privacidad, es posible saber más sobre lo que ocurre a nuestro alrededor. Además, estos sensores son una de las mejores vías tecnológicas para tratar muchos de los problemas globales como las enfermedades, la contaminación o el cambio climático, a parte de muchas otras aplicaciones más simples para la vida cotidiana. En definitiva, se trata de dotar a internet de conciencia para aplicarlo tanto a los asuntos globales más importantes como a los comportamientos diarios de los consumidores.

Te recomendamos

#Highway2Sales

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir