Digital

Claves para conocer la legalidad de las bases de datos

Compra de bases de datos y legalidad: todo lo que debes saber

Para que la base de datos sea legal, el público potencial debe aceptar los "términos y condiciones" de la página web

Compra de bases de datos y legalidad: todo lo que debes saber

Si se busca “bases de datos” en Google, sea para la consulta que sea, las primeras respuestas son anuncios de empresas de tratamiento de datos que han pagado para estar posicionadas ahí y ofrecer “datos actualizados de miles de empresas y profesionales”, “la mayor base de datos actualizada” o “la mejor calidad de datos al mejor precio” a clientes potenciales.

Vender estos datos es ilegal y la legislación española pena estas acciones con multas cuantiosas. Entonces, ¿por qué se venden bases de datos? ¿Puedes adquirir una? La respuesta rotunda es no. La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) es muy clara al respecto y, en caso de incumplimiento grave de la normativa vigente, prevé sanciones de hasta 300.000 euros.

¿Email marketing o spam?

Cuando tienes un negocio y llevas a cabo técnicas de email marketing, debes contar con una base de datos amplia que te permita conseguir los resultados que esperas. Para poder enviar los correos electrónicos a tus clientes o a tu público potencial, primero debes tener su permiso explícito. Esta aceptación de los “términos y condiciones” es lo que diferencia al email marketing, un método legal, del spam, ilegal y, por tanto, sancionable.

Sin embargo, crear y almacenar todos esos datos es un proceso que requiere mucho tiempo. El primer paso es pedir el permiso de los clientes: una de las formas más habituales de realizar esto es invitándoles a registrarse en una web y que acepten las condiciones de registro de forma individual. Conseguir leads solo a través de este método es costoso; por ello, las empresas terminan recurriendo a bases de datos de terceros.

Si es una técnica habitual, cabría pensar que se trata de una práctica legal, pero no es así. Las empresas que “venden” los datos a cambio de un precio, no pueden cedértelos físicamente, aunque tu hayas pagado por ellos y los datos hayan sido recabados de manera legal y con el consentimiento del titular de estos.

Compra no, alquiler sí
Las bases de datos de terceros se pueden “alquilar”, pero no “comprar”. ¿Esto qué significa para ti y para tu negocio? Que la empresa externa debe tener, de forma obligatoria, un permiso expreso de los clientes para recibir comunicaciones de terceros. Además, es esa empresa la que se encarga de enviar tus comunicaciones vía email (y no tú) por ser quien posee los datos.

En caso de que no cumplieras con esto, entrarías en una vulneración de Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). De esta forma, estarías incurriendo en un delito y te verías inmerso en problemas judiciales con sus consecuentes sanciones económicas, según explica la AEPD en su normativa de cesión de datos.

Además de incumplir esa ley, también entrarías en conflicto con una segunda, la de Servicios de la Sociedad de la Información (LSS). Según esta normativa, el envío de comunicaciones vía email de forma masiva o el envío, en un año, de más de tres comunicaciones a un mismo destinatario sin permiso es una infracción grave que puede sancionarse con multas de hasta 150.000 euros.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir