Digital

Por qué el concepto de experiencia marcará el rumbo del 2017

experienciaLa celebración, la semana pasada del evento de la tecnología por excelencia, el CES 2017 atrajo la mirada de profesionales, medios y usuarios expectantes por ver las novedades y los proyectos más innovadores del mercado.

Sin embargo, aunque la palabra disrupción es la favorita de Silicon Valley y ha copado, sin duda, los medios de comunicación en el 2016, este año que acaba de comenzar la industria debe comenzar a centrar su atención en otros elementos.

Así lo defiende el profeta digital de AOL, David Shing, en Adweek, quien apuesta por hacer de la experiencia la palabra del 2017.

"El nunca mencionado efecto de lo disruptivo es la ceguera temporal que provoca y que nos impide conocer la calidad de la experiencia que obtenemos de esas tecnologías", asegura.

Por ello propone a la industria preguntarse qué se puede hacer con la tecnología para ofrecer nuevas experiencias, dejando de lado la obsesión por el packaging que a pesar de ser llamativo acaba siendo decepcionante si la experiencia no acompaña.

Así, añade Shing, "las marcas solo encontrarán su espacio de diferenciación en la experiencia". En un mundo en el que los sentidos se combinan como nunca antes, las oportunidades para crear nuevas y sorprendentes experiencias e incluso renovar las tecnologías más tradicionales son inimaginables.

Y ya son numerosas las compañías que comienzan a apostar por ellas y por buscar nuevas formas de integrarlas en las vidas de los consumidores.

El internet de las cosas, por ejemplo, ha sido tendencia durante años pero parece que es ahora cuando comienza a tomar forma, cuando ya tenemos algunas pistas de lo que será la vida conectada.

El mercado de la automoción ya comienza a integrar sistemas de inteligencia artificial en sus coches, Amazon ya va en camino de unificar la domótica del hogar con su asistente virtual Alexa.
De esta manera, Shing ofrece algunas predicciones y tendencias en torno al concepto de experiencia.

Por un lado, las pantallas son cada vez menos pantallas. Las interfaces transparentes serán la gran novedad del internet de las cosas este año. Los objetos inteligentes deberán hacerse un hueco demostrando su eficiencia y utilidad con independencia del teléfono móvil.

Aunque, Shing también asegura que las pantallas no se alejarán del todo sino que cambiarán sus tamaños, formas y funciones. La tecnología OLED permitirá a estas pantallas ser literalmente flexibles, adaptables a cualquier forma.

Más allá de que los consumidores expresen su satisfacción ante las buenas experiencias, el problema es que imponen castigos cuando son malas.

Y los ejemplos han sido constantes, desde el ad blocking hasta el problema de las noticias falsas que no han hecho más que incrementar el círculo vicioso de la desconfianza y que solo se romperá con la aparición de nuevas plataformas capaces de recuperar el favor de los consumidores a través de experiencias.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir