Digital

Construyendo marcas utilizando los influencers a modo de ladrillos

Construyendo marcas utilizando los influencers a modo de ladrillosEl influencer marketing tiene enamoradas hasta el tuétano a las marcas, que han sucumbido a uno de los “hypes” que más están dando que hablar últimamente en el escena marketera.

Sobre la pareja formada por marcas e influencers se ha hablado precisamente esta mañana en el congreso Online Marketing Rockstars, que se celebra desde hoy y hasta mañana en la ciudad alemana de Hamburgo.

Al escenario de Online Marketing Rockstars se han subido esta mañana dos influencers de pro, Paola Maria y Diana zur Löwen, Philipp John, director de operaciones y fundador de Reachhero, Julian Leitfloff y Tim Bibow, cofundadores de Stilnest, y Frauke Klos y Mario Bertsch, social media manager y director de comunicación respectivamente de la cadena alemana de droguerías dm.

A juicio de Leitloff y Bibow, cuya empresa se dedica a la venta de joyería y bisutería en la red de redes, los influencers son de muchísima ayuda a la hora de levantar jóvenes compañías como la suya. De hecho, Leifloff y Bibow confiesan que su empresa no despegó del todo hasta que ficharon a la influencer Nilam Farooq (con más de un millón de abonados en YouTube).

Por su parte, Klos y Bertsch, de dm, están convencidos de las bondades de los influencers a la hora de conectar a las marcas con los consumidores más jóvenes.

Desde el punto de vista de Klos, en los tiempos digitales que corren son necesarios tres ingredientes para lanzar un nuevo producto con éxito: un tema con gancho, un desarrollo original y un influencer de relumbrón. Y es que a la mayor cadena de droguerías en suelo alemán el influencer marketing, que practica en connivencia con muchísimos youtubers, le está procurando fantásticos resultados (que se están dejando notar, cómo no, en las ventas).

Hace un tiempo dm decidió colgarse del brazo de la joven youtuber Bibi y alumbró en colaboración con ella una marca cosmética de nueva hornada, bilou, cuyos productos se agotaron a la velocidad del rayo en las tiendas de dm.

Desde dm tienen el convencimiento de que los influencers hacen más por la difusión de un producto concreto que cualquier campaña convencional. Al fin y al cabo, los influencers se toman la molestia de compartir ese producto con sus numerosos seguidores en las redes sociales y eso se traduce en un poderosísimo “efecto llamada”, recalcan Klos y Bertsch.

Por otra parte, Philipp John, de la plataforma de influencers ReachHero, cree que para sacar todo su jugo al influencer marketing se necesita, por un parte, un profundo conocimiento de los datos, y por otra, un hondo conocimiento de las personas (que es lo que son al fin y al cabo los influencers).

En 2020, profetiza John, el influencer marketing tendrá un valor estimado de 10.000 millones de dólares. Y para hacer prosperar esta disciplina las marcas deberán pertrecharse de objetivos muy concretos, saber muy bien qué influencers necesitan y cuanto están dispuestos a pagar por ellos.

A la plataforma Reachhero está inscrita la joven Diana zur Löwen, que tiene 500.000 abonados en YouTube y en Instagram respectivamente y escribe además un blog sobre moda. Conscientes de su popularidad, son varias las marcas que han apostado por esta joven influencer para sus campañas: desde Bebe a dm, pasando por Essence (con la ha lanzado incluso su propia línea de productos).

Otra influencer que está muy al tanto de las innumerables oportunidades de negocio asociadas al influencer marketing es Paola Maria, que puede presumir de tener más de 1,5 millones de abonados en YouTube y 2,9 millones de seguidores en Instagram. Paola Maria es hoy por hoy una marca con entidad propia y cuenta con una app, Call of Beauty, que le procura ingresos más allá de YouTube e Instagram.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir