Digital

La fusión de marketing e inteligencia artificial debe regularse

Los consumidores creen que hay que "domesticar" con reglas a la inteligencia artificial

Blade Runner 2049 acaba de aterrizar en los cines y un reciente estudio llevado a cabo a ambos lados del Atlántico por la agencia digital Syzygy revela (casualidades de la vida) que los consumidores (actuales) tienen una visión bastante similar de la inteligencia artificial que la de la sociedad (futurista) en la que está ambientada la secuela de la celebérrima película de Ridley Scott.

El 85% de los británicos y el 79% de los estadounidenses tienen el pleno convencimiento de que debería ser ilegal que la inteligencia artificial escondiera su identidad real para suplantar a los humanos.

Por otra parte, el 43% de los estadounidenses cree que la inteligencia artificial representa una amenaza para la supervivencia a largo plazo de la humanidad. Y no sólo eso. El 17% confiesa sentir ansiedad cuando piensa en la tecnología que aguarda a la vuelta de la esquina.

Menos reticentes se muestran, sin embargo, los consumidores hacia la utilización de la inteligencia artificial en el ámbito militar. El 71% de los estadunidenses cree que las armas robotizadas deberían ser autorizadas en los conflictos bélicos. Este porcentaje desciende, no obstante, hasta el 41% en el caso de los británicos.

El 59% de los estadounidenses afirma con rotundidad que la inteligencia artificial está afectando ya de algún modo a sus vidas. No en vano, el 45% reconoce que utiliza asistentes virtuales como Siri o Alexa. Y otro 20% confiesa que ha interactuado en alguna ocasión con un chatbot.

En cuando a la pareja formada por marketing e inteligencia artificial, el 92% de los británicos considera que debería haber una regulación específica al respecto. Y el 75% cree que las marcas necesitarían el consentimiento explícito del consumidor para utilizar la inteligencia artificial en sus estrategias de marketing.

Aun así, lo cierto es que sólo el 17% de los británicos reaccionaría de manera negativa si descubriera que el último anuncio de su marca favorita llevara la firma de una inteligencia artificial (y no de un ser humano).

Menos tolerancia tienen, con todo, los consumidores hacia el empleo (no explícito) de la inteligencia artificial en los servicios de atención al cliente de las marcas. El 28% reaccionaría con sentimientos teñidos de negatividad al descubrimiento del uso (soterrado) de esta tecnología en los servicios de atención al cliente de sus marcas favoritas.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

EL OJO

Compartir