Digital

Continúa el debate sobre la tarifa plana de internet

El nuevo modelo propuesto por Telefónica de que paguen más los que más descarguen está dando mucho que hablar. Son varias las consecuencias que se pueden vaticinar alrededor de este asunto, que no sólo influye directamente al consumidor y a las operadoras de telefonía, sino también a los proveedores de contenidos.

En primer lugar, el pago por el uso tiene la desventaja de que el abonado no está siendo consciente del gasto que está realizando y, por tanto, de la factura que va a tener que pagar. Enrique García, portavoz de OCU, ha declarado a El País: “Si lo que en realidad quieren es limitar las tarifas, vamos a mirar con lupa cualquier cláusula, porque puede atentar contra la libre competencia y estamos dispuestos a ir a los tribunales”. Además, el portavoz aclara que si se cambian los contratos, los abonados podrán rescindirlos.

Por otro lado, existe consenso en la creencia de que una tarifa plana es insostenible por razones técnicas, hecho que se agrava debido a que la banda ancha móvil se convertirá en la primera vía de acceso a internet en no muchos años. Todas las operadoras de telefonía móvil tienen limitadas sus tarifas de datos en España: a partir de un cierto volumen de descarga mensual, se reduce la velocidad a unos mínimos. Los expertos creen que descargar una película en estos dispositivos será muy difícil.

Muchos piensan que internet móvil siempre estará restringido, y más aún cuando se cree que el tráfico explote por los smartphones, cuyas funcionalidades consumen mucho más ancho de banda. El director de marketing de Jazztel, Luis de Pozo, cree que la red fija tiene suficiente capacidad para mantener el actual modelo de tarifas planas, pero que ésta no llegará al móvil nunca porque se trata de un medio compartido (una antena para todos los usuarios), mientras que con la ADSL cada bucle es para un cliente.

Isaac Hernández, director de banda ancha de Vodafone España, afirma: el modelo español está mejor preparado para gestionar los niveles de demanda actuales, pero no es previsible que dado el crecimiento exponencial de la demanda vayan a desaparecer las restricciones de velocidad”. Luis del Pozo piensa que los operadores deberán evaluar qué les compensa más: “seguir captando clientes y soportar los costes derivados del aumento de tráfico” o “contener los gastos y no avanzar”.

Por último, se abre otro debate paralelo al del modelo de las tarifas planas: la neutralidad de la red, es decir, la no discriminación de los contenidos o de un proveedor de los mismos. Los operadores creen que la situación se tornará insostenible si los proveedores, como Google o Yahoo, no contribuyen a mantener la red.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir