líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las

Digital MarketingEl targeting contextual es un fenomenal reemplazo para las "cookies"

El targeting contextual, un sabroso reemplazo para las "cookies"

Las "cookies" se han quedado rancias, pero el targeting contextual no (y está delicioso)

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

El targeting contextual se perfila como una alternativa a las "cookies" que no solo protege adecuadamente los datos sino que se ufana además de ser "user-centric".

Las «cookies», que eran otrora la mano derecha de los anunciantes en la publicidad online, están en su lecho de muerte. Y sin ellas las marcas se sentirán inevitablemente huérfanas. Sin embargo, su orfandad no tiene por qué ser necesariamente dramática. Máxime cuando hay toda una plétora de alternativas a las «cookies» y una de las más interesantes es el targeting contextual (que es, no en vano, un viejo conocido en el universo de la publicidad online).

En los albores de la publicidad en internet el targeting contextual portaba orgulloso la corona de rey. Por aquel entonces los anuncios se segmentaban en base al contexto. Y si el internauta estaba leyendo, por ejemplo, una noticia sobre coches, los anuncios emplazados junto a esa información eran también de fabricantes automovilísticos.

El targeting contextual, que desde que las «cookies» fueran sentenciadas a muerte están de nuevo en primer plano, examina el contexto temporal, ambiental y personal del usuario y asimismo el contenido de las páginas web para segmentar y mostrar al público objetivo anuncios adecuados.

El targeting contextual se ha sofisticado mucho desde sus inicios

La utilización del targeting contextual implica conectar con potenciales compradores en base a sus intereses y no en base a quiénes son. Esta fórmula se perfila como una alternativa a las «cookies» que no solo protege adecuadamente los datos personales del usuario sino que se ufana también de ser «user-centric».

Apostando por el targeting contextual, los anunciantes se aseguran de que su publicidad aparezca siempre en conexión con contenido relevante para los intereses del usuario, que se libra además de que sean rastreados todos y cada uno de sus movimientos en la red de redes.

El targeting contextual, que no es tan rudimentario como en sus inicios y se apoya hoy en día en sofisticados algoritmos, permite no solo confrontar al usuario con anuncios alineados con sus propios intereses sino también predecir de manera muy certera las probabilidades de que el internauta haga clic en la publicidad.

Valiéndose de una miríada de factores, el targeting contextual determina el formato, la posición y la forma en que la publicidad llega a ojos del público objetivo para dar siempre en la diana y asegurarse la atención del usuario.

Para sacar el máximo partido al targeting contextual, los anunciantes deberían hacer suyos estos 3 consejos:

1. Diversificar la publicidad

Es importante que las marcas vayan más allá de ecosistemas cerrados como los «walled gardens». La Open Web es, al fin y al cabo, un mercado valorado en más de 60.000 dólares que echa raíces al 100% en el contexto.

2. Trabajar codo con codo con agencias y comercializadores de medios

Lanzarse a la piscina del targeting contextual es definitivamente mucho más seguro si los anunciantes se cuelgan del brazo para diseñar sus estrategias de agencias y comercializadores de medios.

3. Conocer a fondo al público objetivo

Compilar datos «direct-to-consumer» es absolutamente esencial desde el punto de vista del targeting contextual. El usuario espera, no en vano, que las marcas le conozcan y le agasajen con valor suficiente para hacer que la visita a su web merezca realmente la pena.

 

Vueling tira la casa por la ventana por su 18º aniversario regalando un avión con tu nombreAnteriorSigueinteEl metaverso podría suponer al menos el 30% del negocio de todas las agencias creativas

Contenido patrocinado