Digital

Cuando el ad blocking es la pregunta y no la respuesta

Aunque en los últimos meses la industria ha estado más preocupada por otros problemas, el ad blocking sigue siendo uno de los mayores desastres de la publicidad online.

Según PageFair, se estima que 600 millones de dispositivos y el 25% de los ordenadores en Estados Unidos usan estos bloqueadores.

Y la situación solo puede ir a peor con Google sopesando la opción de instalar ad blockers en su sistema Chrome, el más usado en el mundo.

Sin embargo, asegura Bob Hoffman, en su blog, "nos guste o no, la publicidad financia todo lo que nos gusta de la web. Sin ella no hay YouTube ni Facebook".

Y añade: "sería genial creer que la gente está dispuesta a pagar por las cosas que disfrutan online pero la mayoría de experimentos de paywall han sido un fracaso".

Por ello se pregunta, ¿cómo podemos dar con una versión aceptable de publicidad online que nos permita disfrutar del contenido sin el molesto modelo publicitario actual?

La respuesta pasa, según Hoffman, por eliminar el tracking. "No hay razón por la que la publicidad online no pueda ser comprada y vendida de una manera similar a la offline".

"Los anunciantes online no serían de esta manera, capaces de espiarnos en cada paso que damos en la web; los publishers tendrían mayores oportunidades de sobrevivir; el incentivo económico del click bait disminuiría y otros poco deseables aspectos del mundo web se minimizarían", explica.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir