Digital

Cuidado si utiliza Google Glass, su pasión por las tecnologías pueden convertirle en un antisocial

google-glass-review-2-340Las Google Glass pueden tener muchos partidarios pero el rechazo social en la vida diaria resulta demasiado obvio. Un claro ejemplo es Sarah Slocum, una fan incondicional de las nuevas tecnologías, que fue ‘atacada’ en San Francisco por usar las gafas en el interior de un bar.

Al parecer, Slocum estaba enseñando a sus amigos cómo funcionaba el auricular cuando el resto de clientes comenzaron a sentirse molestos y a insultarla. “Se protegían para que no les grabara. Si yo hubiera hecho lo mismo con un teléfono no habrían reaccionado de esa manera”, explicaba la causante del revuelo.

Este incidente no ha dejado a nadie indiferente y el debate sobre la falta de privacidad no ha tardado en revivirse. Nos hemos acostumbrado a tener cámaras de vigilancia que graban constantemente nuestros movimientos en cualquier establecimiento, pero las gafas de Google parece que aún intimidan. ¿Cómo actuaría si sintiera que están grabando todo lo que dice o hace? En los últimos años los teléfonos inteligentes y sus cámaras han conseguido que cualquiera pueda ser un paparazzi amateur pero parece que las gafas sobrepasan lo que la sociedad está aún dispuesta aceptar.

Quizás sea la falta de costumbre y todo será cuestión de tiempo, pero por ahora incidentes como el de Slocum pueden convertirse en algo muy habitual.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir