Digital

Los datos de Amazon Echo podrían resolver un asesinato: ¿Dónde están los límites de la privacidad?

sherlock-holmesLos dispositivos inteligentes para el hogar podrían comenzar a resultar más útiles de lo que muchos piensan. Más allá de hacernos la vida lo más cómoda posible, este tipo de aparatos pueden desempeñar un papel fundamental a la hora, por ejemplo, de resolver un asesinato.

En muchas ocasiones, hemos escuchado aquello de que la realidad puede superar la ficción. Ni en las mejores novelas policíacas hubiésemos podido imaginar un caso tan peculiar como el que recogemos en esta noticia.

La historia se remonta a noviembre de 2015 en Betonville (Arkansas, Estados Unidos). James Andrew Bates fue acusado entonces de asesinato en primer grado después de que la policía encontrase muerto en su bañera de hidromasaje a Victor Collins.

Hasta aquí todo apunta a que nos encontramos ante un caso más de posible asesinato sobre el que un juez debería dictar sentencia en base a las pruebas presentadas. Pero en esta ocasión la tecnología, concretamente la relativa a los dispositivos conectados en el hogar, podría desempeñar un papel fundamental a la hora de culpar o declarar inocente a Bates.

El supuesto asesino contaba en su casa con un termostato Nest, un sistema de alarma Honeywell y un dispositivo Amazon Echo. La policía no dudó en solicitar a Amazon los datos de las grabaciones e información recogidas por Echo, así como el historial de compra y facturación de Bates.

El gigante del comercio electrónico no ha accedido a la solicitud de proporcionar los datos recogidos por Echo, aunque si ha proporcionado a la policía el historial de compra y facturación de Bates.

Ante la negativa de la compañía de Jeff Bezos la policía no dudó en hacerse con el dispositivo y extraer por sí mismos la información. Los agentes se han amparado en la orden de registro del domicilio del supuesto asesino para llevar a cabo esta acción.

Amazon no divulgará la información de ninguno de sus clientes sin una demanda legal válida, vinculante y que nos haya sido notificada”, explican los creadores de Echo.

Hasta que el caso no quede visto para sentencia no podremos conocer la cantidad de información que la policía consiguió extraer de Amazon Echo. Y, lo más importante, si los datos recogidos por el dispositivo han sido claves en la resolución del caso.

Lo que deberíamos aprender de esta historia es una moraleja que ha estado latente a lo largo de todas estas líneas: ¿Dónde ha quedado nuestra privacidad? Los dispositivos conectados se están convirtiendo en una parte fundamental no solo de nuestras vidas sino en este tipo de casos.

Amazon informa de que el dispositivo únicamente comienza a grabar cuando escucha la palabra clave, como por ejemplo “Alexa”. Pero no olvidemos que está siempre pendiente de que la digamos por lo que no olvide nunca que este tipo de dispositivos siempre permanecen alerta.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir