Digital

Las decisiones (y no los datos) llevan el diablo en el cuerpo

Los datos no son diabólicos, las que son perversas son las decisiones emanadas de ellos

"Los datos son moralmente neutrales. Son las decisiones derivadas de los datos las que son buenas o malas", asegura Nate Silver, redactor jefe de FiveThirtyEight.

datosLos caudalosos datos hacen gastar litros y litros de saliva a los marketeros, que con el Big Data a su vera tienen a su alcance una verdadera miríada de posibilidades.

Sobre el feliz y lucrativo “matrimonio” que forman el marketing y los datos ha versado precisamente la ponencia que Nate Silver, redactor jefe de la web de noticias especializada en análisis estadístico FiveThirtyEight, ha pronunciado hoy en el marco de la conferencia Online Marketing Rockstars (OMR).

Silver ha iniciado su intervención poniendo una contundente cifra sobre la mesa: que el 90% de los datos que pululan actualmente por la red de redes tienen menos de dos años de vida. ¿El problema? Que sólo el 0,9% de los datos que hay ahí fuera son verdaderamente valiosos, advierte Silver.

Para sacar todo su jugo al Big Data y utilizarlo de manera inteligente son necesarias básicamente tres cosas, según Silver: pensar de manera probabilística, saber de qué punto estamos partiendo, y practicar (hasta desfallecer) el método del ensayo y el error.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que a menudo la información más valiosa que brota de los datos es la incertidumbre que estos profetizan.

En su ponencia Silver no ha podido evitar referirse a la que se ha convertido (a su pesar) a la empresa más conocida del momento: Cambridge Analytica. Aunque esta compañía, que aupó supuestamente a Donald Trump a la Casa Blanca, es hoy noticia por sus maquiavélicas manipulaciones, lo cierto es que su trabajo dista mucho de ser sofisticado en opinión de Silver. “La gente se ha asustado a luz de las revelaciones de los últimas días y el susto ha terminado metamorfoseándose en histeria”, subraya,

A juicio del redactor jefe de FiveThirtyEight, “los datos son moralmente neutrales. Son las decisiones derivadas de los datos las que son buenas o malas”. En particular cuando tales decisiones son pervertidas por los prejuicios (que nada tienen de razonables y analíticos), indica.

Silver considera, por otra parte, que Estados Unidos ha comenzado a preocuparse excesivamente tarde por la privacidad y la protección de los datos. En este terreno Europa va claramente por delante de Estados Unidos y la próxima entrada en vigor del nuevo RGPD da fe de ello, concluye.

Te recomendamos

Cannes

Mundial

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir