Digital Marketing

Cuenta con su versión femenina, Diosas Imperfectas

Dioses Imperfectos, la cuenta de Instagram que rescata a los ídolos eróticos de otras generaciones

Este perfil de autor anónimo ensalza imágenes de ídolos y grandes estrellas del pasado, acompañadas de anécdotas e historias que ilustran la grandeza de sus protagonistas en un pasado sin internet

dioses imperfectosExiste una mística innegable e inexplicable que gira en torno a los ídolos de nuestra infancia, sobre todo a los eróticos, que es muy complicada de superar y nunca llega a desaparecer, como una permanente sensación de deseo latente. Los gustos de todo el mundo van cambiando con el paso del tiempo, de cuerpos esculpidos a carnes abundantes y de cabello platino a pelo moreno, pero aquello que más nos sedujo en la juventud siempre guardará un lugar especial en la memoria.

En este sentido, si hablamos de aquellos que han crecido antes de la aparición de internet, esta sensación es especialmente cierta e intensa, ya que el erotismo hace 30 años no estaba al alcance de un simple clic, y llegaba a la sociedad a través de revistas, películas, escenas de cama salteadas, o programas de televisión subidos de tono. Por eso, una cuenta de Instagram llamada Dioses Imperfectos ha tomado la iniciativa y ha rescatado de la nostalgia a muchos de esos ídolos trasnochados.

En su cuenta, Dioses Imperfectos da cabida a documentos gráficos relacionados con un inabarcable elenco de celebridades y grandes nombres, a disposición de su fiel, aunque todavía no multitudinaria audiencia. Entre ellos, encontramos un popurrí de estrellas del cine de serie Z, presentadores de televisión, ídolos musicales, futbolistas, nobles, buscavidas, artistas, poetas, estrellas fugaces de la telerrealidad, estrellas porno, políticos, modelos, periodistas, culturistas, y vividores en general, muchas veces de hecho varias cosas a la vez.

ídolos hombre - copia

No obstante, lo interesante para este perfil no son las figuras ideales de cada protagonista, sino las historias detrás de cada imagen, narradas por el autor con tintes irónicos y multitud de datos, desde anécdotas propias de los años 30, pasando por los avatares de la industria pornográfica en los 80, hasta las estrellas del culebrón venezolano de los 90. “Decidí crear esta cuenta después de comprobar que en Instagram lo que más abundaba eran perfiles de mera exhibición física, sin contenido detrás”, explica el creador al respecto de su iniciativa.

Sin embargo, también anticipa que prefiere mantener por el momento el anonimato, y habla exclusivamente de su idea. “Un cuerpo bonito está muy bien, pero en general no reparas más de dos segundos en cada foto. Pensé que un cuerpo semidesnudo, que siempre es un anzuelo eficaz, con una historia interesante detrás, sería algo con lo que a mí me gustaría encontrarme de vez en cuando en mi timeline, así que decidí hacerlo yo” aseguraba, convencido del éxito que tendrá su perfil y encantado con el trabajo que está realizando.

De esta manera, en Dioses Imperfectos encontramos historias trágicas, divertidas, negras, esperanzadoras, alentadoras o deprimentes, pero, sobre todo, reales. “Los dioses se admiran, veneran y también se reniega de ellos, pero si alcanzan ese estatus es porque han hecho algo destacable. Lo de imperfectos fue por diferenciarme de los dioses “mainstream”, encumbrados y venerados en general por el público mayoritario, aunque, por otro lado, si buscas aristas en la vida de cualquiera siempre van a aparecer, incluso en los personajes famosos de la actualidad”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Van Damme, un dios imperfecto al que no le molesta que le acusen de haberse tenido que abrir de piernas para triunfar en el cine. #jeanclaudevandamme

Una publicación compartida de DIOSES IMPERFECTOS (@diosesimperfectos) el

Como es lógico, entre tanto ídolo de serie Z aparecen, de vez en cuando, figuras contemporáneas y menos discutidas a priori, pues vivimos en un tiempo en el que la imagen pública es demasiado importante, ha de estar cuidadosamente construida, y no da espacio a las miserias personales ni a las historias reales de la gente de verdad. Eso sí, siguiendo la línea de Dioses Imperfectos, mirando siempre hacia el pasado, para recordarnos y celebrar un tipo de belleza prácticamente extinta, al igual que la propia forma de mostrarla al mundo.

En todas las épocas ha existido la exhibición física, más o menos justificada por el guion, como arma para vender el producto. En algunas épocas, como los años ochenta, por ejemplo, se hacía de una manera tan directa que hoy, instalados en una impoluta corrección política, nos llevaríamos las manos a la cabeza. Luego además sucedió que Internet, en cuanto a exposición gratuita de carne humana, se merendó ese mercado, sin necesidad de excusas para ello” recalca el administrador de Dioses Imperfectos.

Por otro lado, y como no podía ser de otra manera, la cuenta tiene su equivalente femenino, conocido como Diosas Imperfectas, que realiza la misma labor que su pariente masculino. Esta cuenta rescata también a grandes mujeres del pasado, regando sus imágenes con apasionantes mini-biografías de cada una de ellas. Por ahora cuenta con menos seguidores, quizá también para recordarnos que la nostalgia funciona mejor en este sentido en lo masculino, porque por cuestiones desgraciadamente culturales siempre fue mucho más fácil verlas a ellas desnudas.

A veces, como explica su creador, este recuerdo llegó a esos propios dioses y diosas olvidados. “Me han llegado respuestas de ídolos de España y también de fuera. Normalmente, la reacción es positiva al entender el cariño con el que se hace la cuenta. Es siempre un homenaje y así se ha de tomar. Recuerdo en especial los cariñosos mensajes de la nieta de Helga Liné, o el de la hija de Manolo Sierra, después de leerles las reseñas a sus familiares, y agradecidas por el recuerdo”.

“He llegado a este perfil poniendo el nombre de mi padre en Google... ¡y aquí está!”, escribió en un comentario la hija de Sierra. “¡Le ha hecho mucha ilusión que aún se acuerden de él!”. Valoraciones y homenajes aparte, en Dioses Imperfectos, como su autor señala, “tienen éxito los perfiles de cachondeo, de vidas estrambóticas y divertidas, pero las fotos con más me gustas se las llevan quién más cacho enseña”. Los ídolos pueden haber cambiado, pero las más bajas pulsiones de nuestra mirada serán eternas.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir