Digital

El RGPD tan solo pilla preparadas a un tercio de las empresas

Dos tercios de las compañías todavía están "en pañales" ante la llegada del RGPD

Tan solo un tercio de las compañías lo tiene todo en orden ante la inminente llegada del RGPD, cuyo incumplimiento podrá estar emparejado con multas de hasta el 4% de la cifra de negocio global.

RGPDLa llegada del (temido) Reglamento General de Protección de Datos, el RGPD, es inminente. A partir del próximo 25 de mayo las empresas que cumplan esta nueva regulación de la Unión Europea en materia de protección de datos personales se enfrentarán a multas que pueden alcanzar los 20 millones de euros o el 4% de la cifra de negocio global. ¿Están preparadas las empresas para este importante cambio? Pues, según el informe Global Data Privacy Snapshot 2018, no demasiado.

Según Expansión, este informe demuestra que tan solo un tercio de las empresas está completamente listo para la implantación del RGPD. Diego Ramos, socio y director del departamento de propiedad intelectual y tecnología de la oficina de Madrid de DLA Piper ya lo advierte: los retoques no son suficientes. “Muchas compañías piensan que bastarán unos retoques formales en lo que ya estaba implantado para cumplir adecuadamente el reglamento europeo y su futura ley orgánica de acompañamiento, y no es verdad”.

La primera ley orgánica sobre protección de datos personales llegó a España en el año 1992. Desde entonces, se han realizado varias modificaciones legales y reglamentarias, pero la filosofía general ha permanecido. Ahora bien, todo cambiará a partir de la entrada en vigor del RGPD. Desde el 25 de mayo, toda la Unión Europea tendrá unas directrices claras y únicas de obligado cumplimiento. Unas reglas que deberán ser cumplidas por todas aquellas compañías que operen en la Unión, aunque no estén establecidas en suelo comunitario.

Aunque las diferencias actuales de cumplimiento no vienen de industrias concretas sino de perfiles de compañías, los sectores que más camino recorrido llevan son las finanzas y la tecnología. Los grupos con más actividad internacional comenzaron a adaptarse a finales de 2016 y en 2017. En cambio, las compañías más enfocadas al mercado doméstico están más retrasadas. Pero Ramos lo advierte: “Por el hecho de que una empresa tenga poca o ninguna actividad fuera de España no tendrá más tiempo para adaptarse, ni menos riesgo de sanción, sino justamente lo contrario”.

Y es que tener una política sólida de gestión de datos se volverá realmente indispensable, pues a las multas se suman las indemnizaciones independientes que pueden solicitar los perjudicados. El objetivo de las compañías, según el socio de DLA Piper, debería ser analizar de fondo cómo se tratan los datos personales y diseñar un modelo jurídico específico que evite denuncias o sanciones.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir