líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Las águilas rapaces, aliadas de Casa Real para apresar drones

Jesús Gómez águila rapaz dronesLas aves rapaces son una especie característica por su gran capacidad de olfatear y la facilidad para alcanzar a sus presas. Estas aves de caza, han sido utilizadas en multitud de ocasiones para controlar de manera natural la fauna de determinadas zonas y no alterar el ecosistema de nuestro país. Así, cuando en una zona determinada había una sobrepoblación de conejos o palomas se trasladaba a unas cuantas aves rapaces para que acabasen con ellas.

Sin embargo, desde hace un tiempo los conejos y las palomas no son su única presa. Gracias a Jesús Gómez, dueño y entrenador de muchas de estas aves, las águilas rapaces también sirven para salvaguardar la seguridad de nuestras Majestades los Reyes de España. ¿Cómo? Utilizando a estas aves para «cazar» todo dispositivo electrónico o dron que se acerque al recinto de la Casa Real.

Para ello, Jesús ha tenido que entrenar muy duro a estas aves, e invertir en multitud de drones que habitualmente acababan atrapados en sus fauces. Sin embargo él no se dio por vencido y siguió con el entrenamiento durante un par de meses hasta que las aves aprendieron a traerlas en perfectas condiciones. Sobre esto él afirma: «Compré un dron y con ayuda de un par de pilotos acreditados organizamos las primeras sesiones de entrenamiento. En unos dos meses las rapaces ya sabrán apresar el aparato y depositarlo en tierra firme».

Sin embargo todo ello no habría sido posible si Jesús no se hubiera enterado de que la policía holandesa utilizaba a estos animales para la caza de aparatos de este tipo y hubiera seguido su ejemplo con mucha perseverancia.

El principal problema que este el entrenador ha encontrado a la hora de animar a las aves a encontrar drones es que las presas no resultan actractivas para estos depredadores. Según comenta Jesús al diario El Mundo: «El aprendizaje se basa en reflejos condicionados. La rapaz sabe que no podrá comerse el dron, pero que detrás de la captura habrá siempre una recompensa. Al principio, el señuelo estará en el mismo dron y, poco a poco, iremos retirándolo hasta que aprenda el proceso. Después de 15 o 20 intentos, el águila sabrá que se trata de un simple juego».

Además, para que estas aves no sufran ningún daño en su caza de los vehículos aéreos no tripulados, enganchándose o rasgándose las alas o patas con sus hélices Jesús ha diseñado un protector de cuero que hará que minimice al máximo los daños.

El primer «trabajo» que han encontrado estas aves ha sido velar por la seguridad de las inmediaciones de la Casa Real, donde se han visto interesados por estas aves después de que el año pasado un dron se colase en el recinto. Sin embargo, estamos seguros de que no les faltará trabajo en el futuro, y recibirán multitud de ofertas en las que velarán por la seguridad de otros muchos.

 

Ford Mustang y Honda RC 213 V-S, mejores coche y moto del año en los #MotorAwards16AnteriorSigueinteLos empleados opinan: Estas son las 50 mejores empresas para trabajar en España

Noticias recomendadas