Digital

E. Benayas (ICEMD-ESIC): "Para triunfar en la economía digital hay que tener tanto talento como talante"

E. Benayas (ICEMD-ESIC): "Para triunfar en la economía digital hay que tener tanto talento como talante"Economía e internet son una suerte de hermanas siamesas desde hace años. Además, en tiempos de recesión, economía e internet están demostrando al mundo ser la pareja más rentable. No obstante, la economía digital está todavía en “pañales” y le queda un largo camino por recorrer para llegar a la madurez, al menos aquí en España. Y en ese camino hacia la madurez serán los profesionales los que tendrán que llevar en volandas a esta nueva manera de entender la economía. Pero, ¿qué cualidades deben tener los profesionales de la economía digital? Para intentar responder a esta y otras preguntas, MarketingDirecto.com ha tenido la oportunidad de charlar con Enrique Benayas, director general de ICEMD, el Instituto de la Economía Digital de ESIC, y Presidente del Club de Dirigentes de Comercio Electrónico.

Internet aporta ya de 23.400 millones de euros al PIB español (2%) y se espera que esta cifra se triplique en 2015. ¿Puede ser la economía digital el “chaleco salvavidas” de la maltrecha economía patria?

Efectivamente las fuentes más solventes tienen la previsión de que el comercio electrónico supondrá entre el 3% y el 5% del PIB en los próximos cinco años. Con un incremento de dos cifras en los próximos cinco años. Y una actividad donde se está generando empleo. Algo realmente excepcionalmente positivo en el contexto económico actual.

Estos crecimientos en España, también es cierto, que vienen motivados por una lenta incorporación y adaptación -hasta ahora- del comercio electrónico. Especialmente entre las pequeñas y medianas empresas y los consumidores. Por eso, en países como Reino Unido o Alemania donde están en niveles de 40.000 millones € y 30.000 millones € respectivamente, que podrían representar hasta un 15 % del PIB, se estima que sus crecimientos serán menos dramáticos.

Y ahí está la oportunidad. Internet y el comercio electrónico impacta de manera directa en la competitividad de las empresas y profesionales. Especialmente en quienes debemos esperar que sean protagonistas del resurgimiento de la economía española: las PYMES y los emprendedores. Actualmente es increíble ver pequeñas y medianas empresas exportando sus productos gracias al e-commerce. O jóvenes emprendedores haciendo de su pasión su proyecto profesional.

Lo que es indiscutible es que para España supone una actividad estratégica. Que está en crecimiento y que seguirá creciendo y creando empleo de manera sostenible durante los próximos años. Y por lo tanto, ayuda y ayudará de manera importante al crecimiento de nuestra economía.

El potencial de crecimiento de la economía digital significa que este sector es también un importante yacimiento de empleo. ¿Qué perfiles profesionales son los más demandados en la economía digital?

Desde el punto de vista de competencias digitales diría que se demandan dos perfiles bastante diferentes, dependiendo de la naturaleza de la compañía, su tamaño y su madurez digital: perfiles con visión global de las disciplinas digitales, que sepan integrarlas en las principales actividades de la empresa (marketing, comunicación, ventas, atención al cliente, I+D, etc…). Ahí estaría por ejemplo perfiles como IT Online Manager, Operations Digital Manager o E-commerce Manager; y por otra parte perfiles preparados en competencias más especializadas, como lo son: Online Product Manager, Web Manager, Responsables de planificación y optimización de buscadores, Traffic Manager, Content Manager, Social Media Manager, Community Manager, e-care Manager

¿En qué se diferencian los profesionales “nativos” de la economía digital de los que se han visto forzados a “mutar” para adaptarse a las nuevas necesidades? ¿Cuáles son las señas de identidad de unos y otros?

La gran diferencia es la actitud frente al entorno digital. Y por lo tanto, hacia la incorporación de las disciplinas digitales en su día a día y en sus empresas. Es por lo tanto una diferencia de actitud frente al entorno.

Los nativos “piensan en digital”. Es como un nativo inglés, alemán o español. Piensa en su idioma. No tiene que pensar, traducir y hablar. El nativo digital, no se plantea si lo digital es importante o necesario. Él sabe que no es porque en su día a día, se comunica, relaciona y compra a través de medios digitales. Estos perfiles, si quieren desarrollar su carrera profesional en marketing digital o negocios digitales, lo que busca es capacitación específica de cómo integrar, aplicar y desarrollar esos medios que el conoce y consume, en los negocios.

Entre los no nativos hay dos actitudes. Los que aún creen que esto “aún” no va con ellos, o es demasiado tarde para subirse al tren digital, y los que al contrario: lo ven como una oportunidad de adaptarse a las nuevas necesidades de mercado. Una oportunidad para poner en valor toda su experiencia y a aplicarla a los nuevos entornos. Una oportunidad para saber liderar el impulso digital en sus compañías. Una oportunidad para “rejuvenecer” en la forma de hacer y de pensar. Sí, lo ven como un must pero con enorme ilusión. Y personalmente es una enorme gratificación y lección, ver profesionales senior, con sus responsabilidades familiares y profesionales, invirtiendo esfuerzo e ilusión en capacitarse. Y ver como se han sabido reconvertir con enorme naturalidad, ilusión y eficacia laboral y profesional.

¿Qué consejos daría a un profesional cuyo hábitat ha sido siempre la economía offline y que quiere dar el salto al otro lado, al universo online?

La primera tiene que ver con la actitud. Quitarse de encima falsos miedos y complejos. Por eso les daría los consejos que suelo dar cuando tengo la oportunidad de entrevistar a profesionales de este perfil. Lo primero es que tengan una actitud positiva. Que piensen que “ellos lo valen”. Que esto no se trata de que todos tus años off-line no valen de nada. Al contrario, son una excelente base de conocimiento y experiencia sobre el mercado, el negocio, el cliente, el marketing… y ahora tienen la oportunidad de poner en valor toda esa experiencia y saberla aplicar al nuevo entorno digital, formándose en unas disciplinas apasionantes, trasversales, prácticas, en crecimiento y que te preparan para ser competitivo por cuenta ajena y propia: las disciplinas digitales.

Con esa actitud positiva, el resto es cuestión de compromiso. Ponerse el objetivo de convertirse en un profesional con experiencia y formado en las competencias digitales. Y comprometerse en capacitarse con trabajo e ilusión. A través del programa que más se adecúe a sus necesidades. Por eso, también les recomiendo que busquen profesionales y escuelas que tengan la capacidad y la oferta formativa necesaria para orientarles bien. No sobre un programa concreto. Sino sobre qué tipo de formación (más o menos específica, de más larga o corta duración, presencial o e-learning, más avanzada o más básica, más executive o más junior, etc…) le conviene más realizar.

Además de afinidad con la tecnología y con internet, ¿qué aptitudes debe tener los profesionales de la economía digital?

Desde el punto de vista de aptitudes, los nuevos perfiles deben responder a las nuevas estructuras y los nuevos entornos de mercado donde desarrollarán su labor profesional en la Economía Digital.

Estructuras más horizontales, mucho menos verticales y menos jerarquizadas. Donde el respeto y la autoridad respecto al equipo y tus compañeros de trabajo se gana día a día, no en base a tu “cargo”. Donde todos los proyectos son colaborativos. Donde las ideas pueden venir de cualquier persona del equipo. Y por ello hay que saberlas impulsarlas, gestionarlas y ponerlas en valor. Son estructuras donde todas las áreas tienen impacto entre ellas. Están interrelacionadas y todas ellas impactan en el nivel del éxito de la compañía. Son estructuras preparadas para balancear su actividad y modelo de negocio según las necesidades del mercado. Conocedores de que es igualmente importante tener una estrategia clara, que saber adaptarla a un mercado en continuo cambio. Por lo tanto, en el plano personal los profesionales deben tener un alto grado de flexibilidad, de adaptación, de proactividad, con capacidad de crearse y ganarse sus propios espacios de responsabilidad. Y muy importante, de “ser emprendedores dentro de la empresa”. De llevar iniciativas, propuestas, ideas de nuevos modelos de negocio…

Esta descripción que “suena” atractiva para potenciales empleados, en realidad no es apto para todos los perfiles personales. De hecho, estos perfiles personales son un claro “objeto de deseo”. Aún muchas personas (incluso jóvenes) necesitan un cargo concreto, tener un “jefe”, una descripción detallada de sus responsabilidades, un horario,….en definitiva, demasiadas referencias y seguridad. En las estructuras 2.0 hay más oportunidades que nunca para los profesionales, más flexibilidad que nunca, probablemente son estructuras más democráticas y abiertas que nunca, pero también más exigentes en la medida que debes saber crear, gestionar y desarrollar tu propio entorno laboral.

Por eso, los head-hunters y los responsables de procesos de selección buscan cada vez más perfiles con ambas capacidades: talento (capacitación profesional en las disciplinas propias de la Economía Digital) y talante (actitudes y aptitudes personales aptos para las nuevas estructuras empresariales).

Para que la economía digital eche raíces en el mundo empresarial, ¿se necesita cultura digital? ¿Cómo se forja la cultura digital dentro de una empresa?

Efectivamente. Sí se necesita esa cultura 2.0 de la que te hablaba anteriormente. De hecho la economía digital trasciende a la pura aplicación de las disciplinas digitales en la empresa. Trasciende en la forma de entender la relación con tus stakeholders. Con tus empleados, con tus clientes, proveedores, accionistas… con la forma de relacionarte con el mercado. De manera más trasparente y colaborativa. En la forma en ganarte la confianza y la reputación. Y el cómo la gestionas, mantienes y alimentas. Y por lo tanto, eso es cultura empresarial en la economía digital.

¿Y cómo se forja?. Como todo. Con visión y decisión. Si lo ves y crees en ello, tomas la decisión de ir creando, construyendo y forjando esa cultura. Y por lo tanto, lo harás rodeado de personas que crean en esa visión. Y que te ayuden a vertebrarlo en toda la compañía. Hablando de cultura empresarial, hablamos de cambios que se logran con tiempo, pasión e ilusión. Pero es increíble como pequeños cambios, fáciles de implementar, tienen un efecto muy positivo respecto al mensaje que esa compañía da al mercado y a sus stakeholders. Un mensaje de que es una compañía del siglo XXI. Una compañía que conecta con la nueva Economía Digital.

Las aptitudes “marketeras” son esenciales en los profesionales de la nueva economía digital. ¿En qué disciplinas “marketeras” deben desenvolverse como pez en el agua estos profesionales?

Las disciplinas más importantes en las economía digital son aquellas que ayuden a ser más eficaces en la generación de la demanda (e-commerce, web marketing, usabilidad, persuabilidad, buscadores, social media, geolocalización, mobile marketing, affiliate marketing, content management, re-targeting, gamificación…), ayuden a ser más eficientes en la creación de la oferta (crowdsourcing, coolhunting, bid pricing, pre-tail, e-procurement, e-inventory, digital business en definitiva …), que ayuden a mejorar en engagement del cliente (contact center management, e-care, social contact center, customer experience management,..) y aquellas disciplinas que permitan conocer, segmentar, medir y optimizar (database, big data, analytics, performance optimization…)

La economía digital necesita profesionales para terminar de despegar y estos profesionales demandan formación. ¿Cómo valoras la formación superior específica sobre esta disciplina en España?

Desde el punto de vista de oferta, España tiene un gran variedad de oferta de formación superior de disciplinas digitales. Y entre toda la oferta formativa hay sin duda buena calidad. Ahora prácticamente cualquier universidad o escuela de negocios tiene su oferta digital. Además el incremente de demanda de profesionales y empresas que quieren formarse en disciplinas digitales ha acelerado la aparición de otras muchas nuevas iniciativas de formación en estas disciplinas. Y desde ICEMD-ESIC, lo celebramos. Después de más de 15 años en el mercado siendo prácticamente la única institución formando en disciplinas digitales (ahora a más de 5.000 alumnos), vemos con alegría, optimismo y orgullo que algo -por lo que apostamos hace años-, no solo ahora se ha convertido en una gran realidad, sino que otras muchas escuelas comienzan a acompañarnos en el gran objetivo de ayudar a los profesionales españoles y de otros mercados a se más competitivos y tener una mayor empleabilidad.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir