Digital Marketing

El auge de las aplicaciones móviles está matando lentamente a la red

internet muerteCada cierto tiempo surgen voces que pronostican la muerte de la televisión, el final de la prensa impresa o la desaparición de internet tal y como lo conocemos. En la gran mayoría de las ocasiones estos funestos pronósticos se quedan en nada y en otras auguran algún tipo de cambio significativo. Pero parece que en el caso de internet, más concretamente en el caso de la red, puede que estos augurios nos estén avisando del final de la misma.

Pero ¿por qué? La respuesta seguramente la tenga usted entre sus manos o en un bolsillo: su teléfono móvil. Eche un vistazo a la pantalla de su smartphone. Seguramente tenga el escritorio repleto de pequeños iconos que representan aplicaciones. Ese es el problema. Cada vez utilizamos más las apps y eso está matando a la red.

La empresa de análisis móvil Flurry ha revelado en su último estudio que básicamente estamos enamorados de las aplicaciones. El informe señala que el 86% del tiempo que pasamos utilizando nuestro teléfono móvil lo hacemos con las apps y tan sólo el 14% de ese tiempo lo dedicamos a la red. Las aplicaciones móviles han canibalizando el tiempo de uso que antes dedicábamos a la red.

Rapidez y facilidad de uso son las principales ventajas que los usuarios destacan de las apps por encima de la red pero su uso cada vez más extendido tiene implicaciones que podríamos calificar como inciertas para algunos sectores.

Por ejemplo, centrémonos en el comercio electrónico, un terreno en el que Apple se queda con el 30% de cada una de las operaciones que se realizan a través de su Apple Store. Muy pocas empresas pueden hacer frente a esta posición. Es un hecho que las aplicaciones se encuentran ligadas a sistemas operativos y dispositivos particulares donde Apple, Microsoft, Amazon y Google han establecido las reglas del juego tal y como señalan desde Expansión.

Pero los problemas van más allá. Internet fue creado como una red para compartir contenidos y ahora se está construyendo en el mayor generador (y destructor) de riqueza a nivel global. Las aplicaciones no funcionan de la misma forma que internet y son muchos los que señalan que se está abandonando la red para meter la cabeza en el negocio de las apps.

Esto no quiere decir que la red vaya a desaparecer puesto que gigantes tecnológicos como Google o Facebook aún la necesitan para ofrecer sus contenidos a través de las ya famosas aplicaciones pero lo cierto es que la red de documentos y noticias sí que podría llegar a desaparecer.

En resumen, no se trata de que las aplicaciones quieran dominar todo y acabar con la innovación sino que el futuro pasa por un mundo en el que los servicios se proporcionarán más a través de apps que de internet creándose un sistema que realmente dificulta la innovación.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

La Vaguada

Compartir