Digital

El caso Mountain Dew y cómo hacer frente a la indignación viral

Es hora de asumirlo. Para una marca hoy en día es prácticamente imposible evitar la polémica. Siempre habrá alguien en alguna red social dispuesto a buscar la confrontación y crear una crisis viral, a la vista de miles de millones de usuarios dispuestos a sumarse a la causa.

Mountain Dew, la bebida de PepsiCo, ha sido la última en enfrentarse a esta tendencia después de haber lanzado el que se calificó como “posiblemente el anuncio más racista de la historia”, según el doctor Boyce Watkins, investigador y comentarista afroamericano.

Desde luego, cuando un comentarista lanza un comentario de este tipo, rápidamente se hace viral y las críticas se propagan a la velocidad de la luz. Una viralidad que desde luego una compañía como PepsiCo no busca, sobre todo cuando se califica a su campaña como el anuncio más racista de la historia.

Pero la posición del doctor Watkins es discutible, según afirma John Miziolek en Fast Company.

El anuncio forma parte de una serie de tres vídeos en los que se cuenta cómo una cabra adicta a Mountain Dew agrede a una camarera que no le da la cantidad de bebida que quiere. En el último capítulo, la camarera, vendada de la cabeza a los pies, tiene que identificar a su agresor en una fila de criminales habituales que, para el doctor Watkins, es el gran problema del anuncio. Todos los sospechosos son negros, salvo la cabra, que es de color gris oscuro.

Más allá de si el anuncio es divertido o no, para Watkins el spot difunde estereotipos raciales en un esfuerzo de Mountain Dew por atraer, cínicamente, a jóvenes consumidores negros. Lo que no tienen en cuenta ni el doctor Watkins ni muchos otros críticos es que el anuncio fue creado y producido por Tyler the Creator, un rapero y productor negro, y que los sospechosos que acompañan a la cabra en la rueda de reconocimiento son sus amigos, vestidos con su ropa normal.

“Es un tío negro el que ha hecho esto. Y si es tan racista y bebe de estereotipos, ¿por qué en el primero de los anuncios hay un hombre negro con su mujer asiática? En el segundo anuncio hay un hombre negro que trabaja como oficial de policía y escucha música hardcore, y supuestamente el estereotipo es que la gente negra no escucha eso. No estaba pensando ‘Oh! Vamos a utilizar sólo gente negra’ o lo que sea. Quería utilizar a mis amigos… ¿De qué está hablando este tío?”, aseguró Tyler.

En el post original de Watkins se pueden encontrar todo tipo de comentarios que muestran su desacuerdo con él e incluso le llaman racista por sus comentarios acerca de los jóvenes negros. Realmente, ¿podríamos estar ante un conflicto generacional y no racial?

Desde luego, Mountain Dew buscaba atraer a una demografía específica. Pero también intentaba crear una serie de anuncios entretenida y llamativa desde el punto de vista de un joven artista negro al que se dio total libertad creativa. Pero el resultado está muy lejos de ser el anuncio más racista de la historia, o incluso lejos de ser racista en absoluto.

Hoy en día, las marcas tienen que crear anuncios rompedores que vayan más allá y rompan las reglas para conseguir llamar la atención en un momento en que nos bombardean con miles de mensajes de marketing todos los días.

El problema es que el peor castigo para una marca es que el grupo al que se dirigen rechace su publicidad. Por eso, quizás las compañías y los creadores de opinión deberían dejar que sea el mercado quien juzgue si un anuncio es ofensivo o no.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir