Digital

Mspy, la clave para prevenir el ciberbullying

El Ciberbullying: cuando el bravucón de la escuela está en todas partes

Con internet y las redes sociales cada día aparecen más casos de ciberbullying y por eso es necesario prevenir a los menores

El Ciberbullying: cuando el bravucón de la escuela está en todas partes

En toda escuela o vecindario conocemos a un menor que se jacta de tener mucha valentía y anda molestando a los demás y no se le tomaba la importancia debida, al menos en nuestras épocas de escuela. Los adultos decían siempre hay un bravucón en todo lugar. Si se compara esos años con los de ahora, nos vamos a escandalizar de la actitud tan pasiva de la época, pero en realidad es que el alcance de la agresión no era tanta cómo lo es ahora, lo que no quiere decir que haya sido igual de hiriente.

La llegada de internet favoreció y facilitó la manera de aprender y conocer sobre las actividades y culturas en otras ciudades y por qué no, de otros países. Esta globalización de información hizo conocer las diferentes formas de mantenernos conectados con nuestros amigos y familiares, así como conocer otras personas afines a nosotros. Con la aparición de las redes sociales y diversas aplicaciones de mensajerías instantáneas se puede compartir imágenes, vídeos y audios de las diferentes actividades que se pasan en el día a día, con lo que no habría problema, excepto si se utiliza para humillar o atentar físicamente a una persona.

En las escuelas, los menores registran todas sus actividades gracias a los dispositivos móviles, no sólo para compartir momentos sino también para demostrar que son las más populares, los mejores o los más valientes. Las imágenes que se comparten no siempre son tomadas por terceros, muchas veces son proporcionadas por la misma víctima, quien en un intento de volverse popular o ganarse el respeto de los demás para dejar de ser el blanco de burlas, se toman fotos o vídeos íntimos y lo comparten con otras personas en las que cree se puede confiar, sin presagiar que estos pueden llegar a compartirse, de una manera rápida y sin complicaciones, por toda la escuela o vecindario.

La falta de experiencia o inocencia de las víctimas logra que en muchos casos se conviertan en blanco fácil de personas que no les interesa herir los sentimientos de los demás a fin de conseguir respeto, siendo cómplices la audiencia que lo sigue.

De no frenar o erradicar esta práctica, las víctimas pueden sumirse en una gran depresión. Por tal motivo se debe estar siempre alerta cuando:

  • Los cambios de ánimo del menor son radicales.
  • Se pone nervioso/a al ingresar a internet.
  • Ya no quiere usar la computadora o el móvil.
  • Está molesto o frustrado y quieren que lo dejen solo/a

Descubrí que mi hijo/a es víctima de acoso. Lejos de gritarle o recriminarle, el menor necesita del apoyo de sus padres. El internet no es el problema, sino las personas que no saben usarla de una manera sana. Una vez que se sabe que el menor está siendo víctima de acoso se sugiere hacer lo siguiente:

Conversar sobre lo sucedido. Es clave para saber qué es lo que está pasando y entender que pudo haber desencadenado esta situación que puede tratar desde un malentendido hasta la publicación de un pensamiento. Esto no quiere decir que la víctima tenga la culpa.
Recopilar información. A modo de sustento y demostrar lo que está sucediendo es mejor descargar todas las evidencias que se tenga. También será importante los comentarios de la gente que apoya este tipo de acciones para tener una solución integral.
Denunciar lo sucedido. Con todo lo documentado se podrá dar aviso a las autoridades pertinentes y acabar con esta situación que lo más probable es que no se dé sólo para una persona.
Descubrí que mi hijo/a es un acosador. Es una situación complicada cuando el que agrede es un menor de la familia, pero sus acciones esconden sentimientos encontrados que muchas veces provienen por problemas en el entorno familiar, las cuales es importantísimo identificar.

Los problemas que puede tener el menor no son justificación para que quede sin culpa, al contrario es una clara señal de por dónde se debe comenzar a solucionar el problema y mejor aún si es en compañía de un profesional.

Cómo mantener a los acosadores en internet a raya con un software de control paternal

Como si ya no resultara difícil ser padre, tenemos que protegerlos de estas y otras amenazas que existen en lo vasto del internet y a veces resulta difícil el poder seguirles el paso. La multitud de actividades por las que se pueden involucrar a través de internet nos pueden dejar a veces atónitos y sin saber siquiera por dónde empezar. Pero. la pregunta más importante es cómo poder mantener un monitoreo confiable sobre nuestros hijos sin tener la necesidad de tener que estar encima de ellos todo el tiempo. Es aquí cuando mSpy nos brinda una brillante solución en la forma de un completísimo programa espía whatsapp y control parental que nos permite estar al tanto de todas las actividades que realizan nuestros hijos.

mSpy funciona guardando los datos del dispositivo móvil u ordenador que utilizan nuestros hijos y nos resume de manera concisa y completa todo esto a través de un panel de control al que podemos acceder desde cualquier lugar, siempre y cuando tengamos conexión a internet.

Con esta información tan útil podremos recabar la información que necesitamos para poder prevenir que nuestros hijos sean víctimas (o victimarios) de esta peligrosa conducta. mSpy es compatible con Android y cualquier versión de iOS (con o sin Jailbreak) y puedes saber más de sus vastas funciones realizando una rápida visita a su sitio web.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir