Digital

El escándalo Gowex siembra dudas sobre el modelo económico del Wi-Fi

JENARO 1La confesión del presidente de Gowex, Jenaro García Martín, puso fin a la historia de una compañía cuyo valor se multiplicó de manera imparable desde su entrada en el Mercado Alternativo Bursátil de Madrid (MAB) hace ya cuatro años. El informe presentado por la firma independiente de análisis financiero Gotham City Research, donde indicaba que las acciones de la empresa valían cero euros, condujo a una caída en picado del valor de las acciones de Gowex que llevó al proveedor de Wi-Fi gratuito a dar un giro radical en su discurso, después de cuatro años de mentiras.

Hace poco más de un mes, en mayo, Jenaro García aún declaraba "Gowex será la mayor operadora del mundo en 2020", sin ningún tipo de remordimiento. La Bolsa le adoraba y el valor de sus acciones se había multiplicado por siete de 2010 a 2013; más tarde lo haría por once, desde comienzos de 2014. La compañía crecía a un ritmo enfermizo más propio de la ciencia ficción que de la evolución natural de toda empresa. Sus cifras de negocios eran una locura, dignas de gigantes como Facebook, según la norteamericana Gotham City Research, quien ayudó a desenmascarar la farsa, tal y como recoge el diario francés Les Echos esta semana.

El 1 de julio la sociedad de trading hizo pública la estafa haciendo caer la cotización de la empresa hasta un 60% en tan solo dos días. El batacazo podría haber sido aún mayor de no haberse suspendido la cotización de la compañía en Madrid y París.

Ante tal escándalo al presidente de Gowex no le ha quedado otra salida que confesar y dimitir de forma inmediata. Jenaro García presentó sus excusas el pasado domingo a través de su cuenta de Twitter afirmando "quiero colaborar con la justicia, afrontaré las consecuencias".

Todo el mundo se interrogaba antes de que su castillo de naipes se derrumbara sobre cómo una pequeña compañía como Gowex era capaz de generar semejantes cifras de negocio, de hasta 183 millones de euros en 2013, con tan pocos empleados. ¿Cómo pudo multiplicar por 10 su beneficio bruto de explotación en un sector donde todos tratan aún de conseguir sus primeros beneficios?

El modelo económico de Wi-Fi busca alternativas

La bancarrota de Gowex, arroja luz sobre la dificultad de encontrar un modelo económico viable para el Wi-Fi, un negocio en plena expansión pero del que es difícil sacar rentabilidad a corto plazo debido a los altos costes asociados al despliegue de la red y la a infraestructura que requerida para ofrecer este servicio.

Gowex apoyaba su negocio principalmente en el Wi-Fi municipal, caracterizado por contratos modestos con empresas públicas y colectividades, en unos ingresos publicitarios inconsistentes, y en servicios de valor añadido.

No obstante, incluso habiendo firmado contratos públicos en París, Nueva York y Madrid resultaba difícil generar beneficios. Este problema es generalizado. Basta con echar un vistazo a su competencia. Compañías como Boingo, iPass o Towerstream han declarado pérdidas en los últimos tiempos. Todos andan a la carrera para conseguir clientes. La clave para la mayor parte de operadores Wi-Fi está en desarrollar la red para después venderla a importantes socios, como hace en Francia Fon, un operador de wifi que ofrece su red de 12 millones de puntos de acceso a los clientes de SFR y de BT. Gowex lo intentó en su momento sin éxito.

Otra de las vías para generar beneficios, según los expertos, sería canalizar los datos de consumo de los clientes en tiempo real para acciones de marketing. Algunas estaciones y centros comerciales ya están probando esta fórmula en Francia, según indica el diario Les Echos, y parece estar dando resultados.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir