Digital

El éxito de Netflix tiene nombre: datos, datos y más datos

Nació con la idea de ser algo así como un videoclub digital pero ha llegado a convertirse en el negocio digital por excelencia que ha revolucionado la industria del entretenimiento, del vídeo online y del consumo de contenidos.

Con suscripciones en más de 75 millones de hogares y una ambición de globalidad desmedida, Netflix es considerado ya uno de los grandes rivales de Hollywood.

Tanto ha crecido su negocio en los últimos años que se ha visto obligado a aumentar el espacio en su sede de Los Gatos, California con la construcción de nuevos edificios y también a cambiar la oficina en la que se gestiona la producción de las series y películas originales de la compañía.

Actualmente cuenta con 30 series y películas propias, un catálogo exclusivo que comenzó en 2013 y que ha conseguido enganchar a una audiencia multicultural. El objetivo es seguir por esta línea, aunque desde la compañía descartan enfocar el negocio solamente a contenidos originales y, por el contrario, seguir contando con acuerdos con terceros al mismo tiempo que sigue engordando su lista de títulos propios, algo que se le da realmente bien.

Basta con ver la cantidad de suscriptores con los que cuenta el servicio y el éxito de todas sus series y películas que, en parte se debe al gran cantidad de datos que obtiene de sus usuarios y que le permiten trabajar hacia una mayor personalización de contenidos y un mayor engagement en el público.

Además, su capacidad de distribución global llegando a numerosos rincones del planeta le permite llegar a comunidades de nicho y ofrecerles una oferta adecuada a sus intereses, algo impensable para productoras o televisiones.

De la misma manera, los ritmos de trabajo cambian. Los procesos de creación de las series son mucho más rápidos al no tener tiempos de espera entre guiones ni en los rodajes, algo que beneficia al público pues dispone de las temporadas completas para poder disfrutar de ellas para hacer las delicias de los "binge-watchers".

En el último trimestre de 2015, Netflix cerraba el año habiendo distribuido más de 11.600 horas de vídeo, una muestra de su cada vez más patente reinado en el entretenimiento y cuyo éxito tiene un solo origen: datos, datos y más datos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir