Digital

EL FRAUDE DEL PAGO POR CLIC

La posibilidad de fraude en el sector de la publicidad online es una realidad que afecta al mercado. Muchos anunciantes eligen la red para promocionarse, por su capacidad de impacto, su difusión y accesibilidad y sus resultados. Sin embargo, ¿esos resultados son siempre fiables? Uno de los modelos publicitarios más comunes y más rentables en internet es el “pago por clic”, muy eficaz para el anunciante, ya que paga únicamente cuando un usuario accede a su anuncio y visita su página web. Pero este método puede no ser del todo seguro.

Pueden registrar fraudes en el “pago por clic” cuando un usuario o una entidad, a través de un código automático o un programa informático, simula el acceso sobre un anuncio promocional o publicitario sin tener un interés real en él. El objetivo es simplemente contabilizarlo y lucrarse de forma ilegítima.

¿Es controlable y se puede evitar? Los expertos en marketing de afiliación de Affilinet, especialista de AdLINK Group, creen que si el fraude es cada vez más común, las formas de detectarlo son también más sofisticadas. Cristina Berzal, responsable de Affilinet en España, considera que “sabemos que hay posibilidades de fraude, pero estamos preparados. Nuestro objetivo es vigilar y anticiparnos a esta realidad, contar con las últimas tecnologías y garantizar la transparencia”.

Las consecuencias económicas para el anunciante están directamente relacionadas con el volumen de clics fraudulentos; a mayor cantidad, mayores pérdidas.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir