Digital

El internet de las cosas no es cosa del futuro: ya está cambiando nuestra vida familiar

internet de las cosasSeguro que en los últimos tiempos ha oído hablar en más de una ocasión del internet de las cosas. Muchos ven en este una tendencia de futuro pero lo cierto es que ya está cambiando nuestros hábitos de vida y lo está haciendo antes de lo que muchos esperaban.

De acuerdo a los últimos datos ofrecidos a través del estudio “The Impact of the Internet of Things: The Connected Home” elaborado por KRC Research junto a GSMA Intelligence, el internet de las cosas está cambiando la vida familiar. Según el estudio, en países como Alemania, EEUU, Reino Unido o Japón, una de cada cuatro personas ya dispone de un dispositivo conectado lo que es un claro signo del impacto que cada vez tiene en mayor medida el internet de las cosas sobre los consumidores y sus hábitos.

Sí desglosamos los datos sobre qué tipos de dispositivos conectados son los mayoritarios encontramos que los medidores inteligentes son los más habituales (28%) seguido por los sistemas de seguridad (23%), sistemas de iluminación (23%) y los monitores de salud (23%) tal y como recogen desde La Información.

Aunque algunas voces señalan que aún queda mucho camino por recorrer en lo que a la total implantación y normalización del internet de las cosas se refiere por parte de los consumidores y usuarios, lo cierto es que el estudio señala que la aceptación de este tipo de dispositivos crecerá de forma significativa a lo largo de los próximos años. Hasta un 89% de los encuestados asegura que en un futuro le gustaría que todos los dispositivos con los que cuentan en sus hogares estuviesen conectados a internet.

Alex Sinclair, director de tecnología de GSMA señala que “ahora muchas máquinas, dispositivos y electrodomésticos se conectan a internet a través de varias redes, y brindan a los consumidores y a las empresas nuevos e innovadores servicios”. Destaca que aunque el concepto de internet de las cosas puede sonar como algo del futuro, es algo que ya encontramos a día de hoy que está “mejorando nuestra calidad de vida”.

“Este informe confirma que, aunque el mercado todavía es relativamente joven, existe una gran demanda de estos servicios en el hogar conectado” explica Sinclair señalando que “sin embargo, la interacción sin interrupciones de estos dispositivos y servicios es fundamental, lo cual hace que la colaboración y la interoperabilidad entre empresas de diferentes sectores sean más importantes que nunca”.

El estudio señala el ahorro económico como el factor principal a la hora de comprar un dispositivo conectado. Por ejemplo, un 70% de los consumidores participantes en la encuesta apunta a que el ahorro es su principal motivación a la hora disponer de un sistema de energía conectado.

Uno de los temas que más atención despierta es el relativo a los coches conectados ante aspectos que también están relacionados con el ahorro como es el caso de la reducción en el consumo de combustible mediante actualizaciones de tráfico en tiempo real o reducciones en los seguros mediante el monitoreo del uso que se hace del coche. Es tal el interés generado por los coches conectados que el 86% de los encuestados afirma que se plantearía el compra uno sí con ello ahorrase un 30% de los gastos mensuales del seguro.

La mejora de nuestra salud y el control de la actividad física son dos temas en los que los dispositivos inteligentes cada vez gozan de un mayor protagonismo. El 83% de las personas propietarias de algún tipo de dispositivos de esta categoría señala que ha mejorado su sensación de bienestar desde que los utilizan y un 25% de los encuestados asegura que estaría dispuesto a comprar un sí con ello gastasen un 10% de calorías cada mes.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir