Digital

Tras la sentencia a favor de más de 500 trabajadores de Deliveroo

El modelo de negocio de Deliveroo, Glovo y sus "riders": un polémico debate que divide a la sociedad

Tras la última sentencia que declara que los trabajadores de Deliveroo son asalariados y no autónomos, repasamos el debate generado y la necesidad imperiosa de una regulación de las nuevas plataformas digitales.

Deliveroo

El nacimiento de aplicaciones de reparto a domicilio como Deliveroo o Glovo ha iniciado el eterno debate sobre su modelo laboral centrado en los repartidores, conocidos como "riders", y que pide a gritos una regulación de las plataformas digitales. Se trata de trabajadores autónomos cuya función es repartir, fundamentalmente en bicicleta, los pedidos realizados por los usuarios de las apps que tanto se han popularizado en los últimos años. Sin embargo, muchos son los que opinan que los repartidores de empresas como Deliveroo y Glovo no deberían ser autónomos, sino trabajadores asalariados de la empresa. La polémica, acentuada por el trágico fallecimiento de un "rider" de Glovo en Barcelona y que puso de manifiesto la precariedad de sus condiciones, está servida.

A pesar de que compañías como Stuart, Uber Eats, Foodora o Rappi se encuentra también en el punto de mira, esta semana es Deliveroo la que ocupa los titulares. El Juzgado de lo Social nº 19 de Madrid ha dado la razón a la Tesorería de la Seguridad Social, determinando que los trabajadores demandantes de Deliveroo (más de 500) estaban sujetos a una relación laboral. Es decir, que son asalariados, y no autónomos.

Deliveroo, por su parte, cree que "la sentencia no refleja la forma en que los riders colaboran con la compañía" y  ha declarado que apelará el fallo. Según fuentes de la empresa, "Deliveroo colabora con 'riders' autónomos, ya que esta modalidad les permite tener la flexibilidad y el control que desean. Como autónomos, los 'riders' pueden elegir si quieren trabajar o no, así como cuándo, cuánto y con qué compañía hacerlo". El objetivo del servicio de reparto a domicilio será conseguir un cambio legislativo: "Deliveroo ha abogado continuamente por una reforma legal que permita a las empresas ofrecer a los riders autónomos más seguridad, sin poner en peligro la flexibilidad, que es lo que lo propios 'riders' nos han manifestado que desean. Esto es por lo tanto lo que todos debemos tratar de ofrecerles".

No es la primera vez que la empresa se enfrenta a una derrota judicial. Por primera vez, en junio 2018, la justicia española afirmó que sus repartidores son falsos autónomos, dando la razón a Víctor Sánchez, uno de los "riders" de la compañía. El mayo de ese mismo año, la compañía anunció un seguro de accidentes gratuito que cubre a todos sus riders de todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de que el fallo conocido esta semana diera la razón a los trabajadores, otras sentencias han respaldado el modelo de negocio de estas plataformas. A principios de junio en Barcelona, la Justicia española dictaminó por 5ª vez que no existe relación laboral entre Glovo (en este caso) y los repartidores.

España no es el único país en el que existe un gran debate sobre el modelo laboral de estas compañías. En Reino Unido es el único país en el que un caso ha llegado al Tribunal Supremo, que dio la razón a Deliveroo. Sin embargo, el modelo puede volver a ser cuestionado en cualquier momento, según publica La Vanguardia.

Desde hace algunos meses, los "riders" se han unido en la plataforma Riders X Derechos con el objetivo de defender los derechos de estos profesionales bajo el impactante hashtag #GlovoMata.

La figura del TRADE digital

La pasada semana, la Asociación Española de la Economía Digital (Adigital), junto a sus miembros asociados Glovo, Stuart, Uber Eats y Deliveroo, presentó su propuesta regulatoria sobre el modelo laboral de estas plataformas. La asociación aboga porque se adapte el régimen de TRADE a los nuevos modelos digitales, figura que parte del denominado Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente, autónomo que obtiene el 75% de sus ingresos de un único cliente, y dotarla de mayores coberturas y protección.

De momento, y hasta que no exista una nueva regulación al respecto, las plataformas continúan operando como hasta ahora en un contexto tristemente caracterizado por el caos y la confusión.

Te recomendamos

CONECTADOS

EVO Banco

Podcast

SomosQuiero

Atres

Compartir