Digital

EL PODER REVOLUCIONARIO DE LAS REDES SOCIALES

Las redes sociales aún no tienen el poder de generar protestas, aunque sí las amplifican generando oleadas de opiniones y de informaciones que se mezclan con rumores. El pasado lunes, cuando estalló la violencia étnica en Xinjiang, Twitter fue bloqueado.

Los hechos ocurridos recientemente en Irán han causado revuelo en internet, herramienta que ha jugado un papel relevante en todo el proceso de las elecciones. Según ha publicado un artículo de El País, Ramine Darabiha, francés de 25 años siguió las protestas desde Tempere, Finlandia, a través de Twitter.

En esta ciudad finlandesa se encuentra el centro de I+D de Nokia, empresa que vendió a Irán la tecnología necesaria para filtrar y controlar las comunicaciones. Además, Irán Telecom gestiona casi todo el tráfico de la red lo que le permite apagar Internet y móviles cuando quiera. El Gobierno iraní decidió hacer uso de este poder e inmediatamente se creó una oleada de opiniones y protestas para solidarizarse con los iraníes a través de Twitter.

El 7 de junio, antes de las elecciones, se registraron más de 2 millones de mensajes en la red social sobre el proceso electoral, según ha publicado un informe de The Web Ecology Project. La conversación fue seguida por casi 500.000 usuarios.

Este hecho pone de manifiesto el poder de las redes sociales en el mundo de la información por encima de los propios medios, víctimas de la censura. Pero el punto débil de internet sigue siendo la falta de verificación de la información. No existe censura y esta total libertad de expresión da lugar a informaciones que pueden ser erróneas.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir