líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El préstamo de libros electrónicos crea nuevas posibilidades de marketing digital

El programa Prime de Amazon surgió como una iniciativa para que los clientes habituales pagaran una tasa anual a cambio de dos días de envíos gratuitos, pero con el tiempo, la compañía de e-commerce ha logrado hacer que esta oferta evolucione en términos mucho más interesantes. Dándole más importancia a los contenidos en nube, Amazon ha aumentado su oferta de contenido y hardware.

Este mismo otoño, Amazon anunció que lanzará un programa de préstamo de libros electrónicos, de forma que los propietarios de un dispositivo Kindle que se suscribieran al programa Prime pudieran leer un libro cada vez, una vez, de forma gratuita y sin fechas de vencimiento. Además, hace sólo unos meses, estos mismos suscriptores empezaron a disfrutar del acceso en streaming a películas y programas de televisión de la biblioteca de Amazon sin ningún gasto extra.

Una iniciativa que ha visto la luz poco después de que Amazon rebajara considerablemente los precios de sus modelos Kindle ya existentes y lanzara la tableta Kindle Fire y el eReader Kindle con pantalla táctil.

Según el analista de eMarketer Paul Verna, la estrategia de préstamo de Amazon resalta los beneficios de una estrategia basada en hardware, software y contenidos. “Las compañías que están en la posición de aprovechar estas ventajas, como Amazon, Apple y Sony, están negociando su posición con sus socios y valorando las ventajas sobre la competencia”.

Y es que los propietarios de eReaders son más propensos a comprar libros que aquellos que prefieren el formato tradicional, según ha revelado un estudio de Harris Interactive. Algo que parece bastante lógico si se tiene en cuenta que los lectores poco frecuentes no deben estar tan interesados en comprar un dispositivo para la lectura.

Pero, por otro lado, el mismo estudio de Harris también parece indicar que los eReaders aumentan los hábitos de lectura de sus propietarios. Los usuarios de este tipo de dispositivos eran dos veces más propensos a asegurar que habían leído más durante los últimos seis meses. En cambio, aquellos que no utilizan libros electrónicos incluso llegaron a asegurar que leen menos.

Amazon espera conservar a sus clientes gracias a la reducción de los precios de sus dispositivos al mismo tiempo que hace que sus contenidos sean cada vez más atractivos. Y los anunciantes están empezando a darse cuenta del interés de esta estrategia. El Kindle con publicidad representa una proposición de valor muy interesante para los consumidores, ya que ha demostrado ser un dispositivo a un precio rebajado a cambio de anuncios no intrusivos y con un valor potencial fuerte.

A Danone se le vuelven a indigestar los yogures Activia, esta vez en AlemaniaAnteriorSigueinte¿Hay que bajar el volumen de la publicidad en televisión?

Noticias recomendadas