Digital Marketing

El "quién es quién" de la SOPA o 'ley Sinde' de EEUU

Dos proyectos de ley estadounidenses, con las siglas SOPA y PIPA, son tan polémicos que hasta en Wikipedia han entrado en huelga en Estados Unidos. En España, los lectores encontrarán un mensaje explicando los motivos de la protesta. El mayor lobby a favor de la censura de la red es el sector del entretenimiento de Estados Unidos. Un sector que consigue ejercer presión sobre gobiernos extranjeros con ayuda del gobierno americano.

Pero la iniciativa de SOPA y PIPA no ha salido tanto de sus representantes políticos, Lamar Smith y Patrick Leahy,como de las asociaciones de las industrias culturales a las que pertenecen empresas como Sony, Warner o Universal. Según relata spiegel.de, estas empresas no están tan interesadas en combatir la pornografía infantil, los ataques de hackers o los crímenes en la red sino que están luchando contra las páginas de intercambio de archivos, páginas de streaming y plataformas de descarga.

Las tres asociaciones agrupadas bajo la International Intellectual Property Alliance (IIPA) son Recording Industry Association of America (RIAA), Motion Picture Association of America (MPAA) y Entertainment Software Association (ESA).  La IIAP promueve leyes a nivel global y muchas veces lo hace con el apoyo del gobierno americano. Su meta final es cambiar la arquitectura y regulación de la red y hasta se ha declarado partícipe en la elaboración de la Lista 301 americana.

Ejemplo de este tipo de propuestas de ley se pueden encontrar en Reino Unido (digital economy), Francia (Hadopi), Nueva Zelanda y por supuesto España (Sinde). Todas ellas promueven una serie de “castigos” para quienes visiten páginas con contenidos protegidos por derechos de autor. En Nueva Zelanda y Reino Unido las propuestas no cuajaron, en Francia ya ha sido puesta en práctica y en España, después de idas y venidas, ha entrado en vigor este mes de enero.

Una medida popular es la llamada three strikes que castiga la utilización de páginas con contenidos protegidos a partir de la tercera vez desconectando al usuario de Internet. En el caso de España, Wikileaks reveló la influencia americana cuando se supo que el embajador del gobierno americano acusó a Rodríguez Zapatero de bloquear la puesta en marcha de la ley. Una amenaza que llegó hasta la posible inclusión de España en la Lista 301. La lista engloba países que no se esfuerzan en la protección de la propiedad intelectual como son China, Rusia o incluso Israel. Todas estas medidas son más interesantes si se tiene en cuenta que pese a los movimientos de los lobbies en Estados Unidos no existen medidas similares a las implantadas por los gobiernos europeos.

Te recomendamos

FOA 2020

DMEXCO

Hootsuite

Outbrain

Xandr

Compartir