Digital

El sector de los microcréditos online se adapta a la normativa europea

mini-préstamo-onlineSeguro que en más de una ocasión se ha visto sorprendido por publicidad de alguna de las decenas de empresas que centran su negocio en la concesión de microcréditos. Un producto que ha proliferado de forma notable ante la cambiante situación económica que atraviesa nuestro país ya que estas, se caracterizan por ofrecer a los usuarios cantidades de dinero que no superan los 600 euros con unos cortos plazos de devolución (hasta 30 días).

Lo cierto es que este tipo de compañías se presentan ante los individuos como una forma rápida y fácil de conseguir dinero. Esto se traduce en que se eliminan las tediosas barreras y procesos que podemos encontrar a la hora de solicitar otro tipo de préstamos ahorrando una gran cantidad de tiempo.

La necesaria regulación

Un terreno muy jugoso que cada vez despierta un mayor interés y que no pasa desapercibido precisamente por la falta de regulación sobre el mismo dejando a los usuarios expuestos. Es por esto que el Gobierno ha decidido poner un coto a la proliferación de este tipo de empresas. Para esto, debemos remontarnos a una de las iniciativas estrella del Ejecutivo durante el pasado año: el Anteproyecto de Ley de fomento de la financiación empresarial.

A través del mismo se contempla la regulación de los conocidos como establecimientos financieros de créditos (EFC). El objetivo que se persigue es el de adaptar estas entidades (ya no son consideradas como tal en la nueva regulación) al mercado actual y la normativa europea tal y cómo señalan desde ABC.

Normativa a la que sólo le falta pasar el trámite parlamentario lo que hace que la regulación estatal del sector del microcrédito se encuentre cada vez más cerca. Tanto el Gobierno de Mariano Rajoy como las asociaciones de consumidores muestran un claro apoyo a esta regulación lo que está obligando a que las EFC se anticipen a poner en orden sus estructuras para el correcto cumplimiento de la Ley.

Dinero rápido y fácil pero de la mano de especialistas

Pero, como todo en esta vida, no todo el monte es orégano y existen algunas EFC que, aunque no cuentan con la expresada supervisión, si tienen en su haber una regulación que está impuesta por los bancos de su base de creación.

Estamos hablando de Cashper o Ferratum. Ambas cuentan con una supervisión bancaria y diversas características que les hacen estar más preparadas que el resto ante el nuevo escenario. Pero ¿por qué?

La respuesta es muy sencilla. Tanto en el caso de la página web especializada en la concesión de préstamos online, Caspher como en el experto en microcréditos, Ferratum, cuentan con los respaldos financieros bancarios, en el caso de Cashper por parte de Novum Bank y en el de Ferratum de Ferratum Group. En ambos casos, estas entidades son las comercializadoras de estos famosos créditos a corto plazo de sus respectivos bancos.

No se trata de prestamistas particulares que ofrecen créditos rápidos, sino de entidades bancarias que incluyen este producto entre su oferta crediticia y lo comercializan mediante estas marcas. De esta manera, cualquier cliente se asegura que el capital solicitado está respaldado por la provisión de liquidez del banco y que la operación contará con su control y supervisión. Esto significa que ambas comercializadoras de minicréditos tienen que ajustarse a una normativa más estricta en lo que respecta a conceptos como los recargos por impago o las garantías a sus solicitantes.

Esta supervisión bancaria convierte a estos dos ejemplos en los más seguros a la hora de solicitar pequeños créditos en este sector en el que proliferan cada día las ofertas y actores pero no se traduce en términos de seguridad y eficiencia. Hablamos de alternativas fiables cuyo único objetivo es el de ayudar a los usuarios a poner freno a una de las lacras de las economías familiares: las deudas por préstamos.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir