Digital Marketing

Emoticonos, claves para entender cómo nos relacionamos

emoticonosLos emoticonos se han convertido en un elemento fundamental de nuestra comunicación pero resulta difícil establecer con certeza cuando fue la primera vez que se utilizaron. Algunos se remontan hasta 1862 como la primera vez que se utilizaron los emoticonos concretamente en una transcripción de un discurso de Abraham Lincoln. Pero si de lo que hablamos es de su nacimiento digital la fecha a la que normalmente nos referimos es el 19 de septiembre de 1982 cuando el informático Scott Fahlman propuso el primer sistema de caracteres.

Estos pequeños caracteres utilizados para transmitir emociones han despertado el interés de las ciencia en cómo las personas los utilizan. Los últimos estudios nos dan algunas interesantes conclusiones sobre el uso de los mismos. Por ejemplo, las mujeres utilizan más emoticonos que los hombres, utilizarlos en exceso nos hace menos populares y el significado de estos varía en función de las distintas culturas.

La neurociencia ha comenzado a investigar estos caracteres. “Los emoticonos son una parte importante de la comunicación para muchas personas” señala el psicólogo Owen Churches de la Universidad de Flinders (Australia). “La neurociencia y los científicos deberían tenerlos en cuenta a la hora de investigar como nos socializamos ahora”.

Un pequeño estudio realizado por la Universidad de Tokio mostró a sus participantes una serie de imágenes en las que se entremezclaban caras tristes y alegres con los emoticonos que representan los sentimientos de tristeza y alegría. Con esta prueba se determinó que los emoticonos “transmiten emoción sin cognición de rostros” señalan los investigadores capitaneados por Masahide Yuasa.

Yuasa realizó un estudio complementario al explicado en el que se pedía a los participantes que leyesen frases con emoticonos colocados al final llegando a la conclusión de que, además de detectarse actividad en la región implicada en la comprensión de textos se mostró un aumento en el área emocional.

Churches dirigió un experimento similar en el que se mostraba a los sujetos fotografías de rostros reales y emoticonos de estilo occidental mostrándoselos desde diferentes perspectivas. La principal conclusión a la que se llegó es que estos perdieron su significado simbólico cuando se mostraban en posiciones diferentes a las que se muestran normalmente.

Lo más llamativo es que entre las primeras investigaciones realizadas y las que algunas de las que se han explicado ha variado la actividad cerebral que mostraban los sujetos. La respuesta puede encontrarse en que utilizamos tanto los emoticonos que ahora los identificamos más con caras y emociones que antes. “Antes esta activación de las áreas del cerebro era selectiva pero ahora nuestro mundo ha cambiado y nosotros también” señala Churches.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Dendary

Smartclip

La Vaguada

Compartir