Digital

El buscador de Google para China se topa con la oposición de los empleados

Los empleados de Google no quieren ni oír hablar de un buscador censurado para China

187 empleados de Google han firmado un manifiesto en el que exigen a la compañía de Mountain View que paralice su proyecto para lanzar un buscador censurado en China.

googleGoogle quiere regresar a China con un buscador censurado y agradar así a las autoridades del país asiático. Sin embargo, el motor de búsqueda de marras, bautizado con el nombre Dragonfly, se está topando de bruces con la fuerte oposición de los trabajadores de la compañía de Mountain View.

En una declaración firmada por 187 empleados del gigante de internet, los firmantes exigen a Google que ponga punto y final a su proyecto para desarrollar una versión para China (censurada por supuesto) de su famoso buscador.

El buscador, que se encuentra aún en fase de desarrollo, permite el control del ejecutivo chino sobre las búsquedas y hace posible asimismo la censura de los resultados.

"Nos encontramos entre los miles de empleados que han levantado la voz desde hace meses. Organizaciones de derechos humanos y periodistas de investigación han hecho sonar las alarmas, han subrayado los graves problemas en derechos humanos y han pedido recurrentemente a Google que cancele el proyecto", subrayan quienes firman la declaración que, aunque son en su mayoría ingenieros de software de la compañía, dicen dar voz a una comunidad mucho mayor.

"Nuestra oposición a Dragonfly no tiene que ver [específicamente] con China: lo que objetamos son las tecnologías que ayudan a los poderosos a oprimir a los vulnerables, se encuentren donde se encuentren", matiza el texto. "El Gobierno chino, ciertamente, no está solo en su disposición a ahogar la libertad de expresión ni a emplear su vigilancia para reprimir a la disidencia. Dragonfly podría sentar un precedente peligroso en un momento político volátil. Un precedente que dificultaría a Google negarse a concesiones similares que le dirijan otros países", advierten los firmantes de la declaración.

El pasado mes de agosto The Intercept se hacía eco de la intención de Google de retomar su viejo proyecto para desarrollar un buscador para China tras ocho años de abandono.

Hace ocho años Google optó por paralizar este proyecto para no tener que someterse así a las presiones de China y verse obligado censurar los resultados mostrados a los usuarios de su buscador en el gigante asiático. Sin embargo, parece que la compañía sí se ha avenido en esta ocasión a aceptar las condiciones impuestas por el gobierno de China (que resulta un mercado extraordinariamente prometedor para Google dado su inmenso tamaño).

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir