Digital

Por qué las empresas se quejan de la falta de talento "techie"

Las empresas y las 20 razones de sus lágrimas de cocodrilo por la falta de talento "techie"

Muchas empresas se quejan amargamente de la preocupante carestía de talento "techie". Sin embargo, ¿hasta qué punto falta talento tecnológico por su culpa (por no ofrecer a ese talento ofertas atractivas)?

talentoLas empresas se lamentan muy a menudo de que se las ven y se las desean a la hora de reclutar talento, en particular cuando ese talento se desenvuelve en la arena de la tecnología.

Según un reciente estudio de Adecco, el 56,6% de las empresas españolas se topó el año pasado con algún tipo de problema para cubrir determinadas vacantes. Se trata de una cifra que está 7,5 puntos porcentuales por encima de la del año anterior.

Tras el área comercial y de ventas, el segundo sector donde más dificultades tienen las empresas patrias para reclutar talento es la tecnología y la informática (20,8%).

Por otra parte, un segundo informe publicado en nuestro país por la consultora PwC y Microsoft pone de manifiesto que sólo el 11% de las empresas confiesa a tener a su vera a los profesionales adecuados para poner en marcha proyectos de inteligencia artificial (la tecnología que parece que llevará las riendas del futuro). Y en consecuencia seis de cada diez compañías buscan profesionales capacitados de forma activa.

Es más que evidente que la carestía de talento digital es un problema de primerísima magnitud en el universo empresarial. Pero, ¿hasta qué punto son responsables las empresas que se quejan (y lloran) amargamente por la falta de talento “techie” que tantísimo les aflige?

Si no logran dar “caza” a más talento digital, ¿no será quizás porque no brindan oportunidades verdaderamente atractivas a ese talento digital?

A continuación, y de la mano de T3N.de, enumeramos (en clave de humor) las razones por las empresas lloran lágrimas de cocodrilo (y por lo tanto, falsas) cuando se quejan del déficit de talento “techie”:

1. No están dispuestas a pagar sueldos razonables (y dignos) al talento “techie”.

2. Se niegan a escuchar al talento “techie” que reclutan y echan por tierra sus conocimientos.

3. Equipan al talento “techie” con viejos ordenadores pertrechados de Windows XP e Internet Explorer.

4. Están convencidas de que el concepto de “agilidad” es sinónimo de trabajar más rápido.

5. Las ideas innovadoras se topan de bruces con múltiples trabas burocráticas (las emanadas de las jerarquías) para ser puestas en práctica.

6. La solicitud de un aparato moderno de trabajo se demora meses y cuando por fin llega resulta ser un viejo ordenador provisto de un monitor 4:3 que ha sido rescatado del sótano.

7. La subida de datos a la nube se dilata tres noches (por la lentitud de la red).

8. La formación es cara (muy cara) y las empresas creen que los especialistas crecen en los árboles.

9. A los líderes empresariales les falta arrojo a la hora de atreverse a probar cosas nuevas. Y en vez de lanzarse a la aventura, prefieren esperar (tranquilamente) a la jubilación.

10. Las compañías creen que los desarrolladores Java pueden también encargarse (¿por qué no?) de Adobe Suite.

11. Creen que los conceptos “frontend” y “backend” son perfectamente sinónimos.

12. Buscan a treintañeros con 20 años de experiencia profesional sobre sus espaldas. Y les ofrecen (para colmo de males) el salario mínimo.

13. Muchas empresas son modernas de puertas para afuera, pero terriblemente anticuadas de puertas para adentro.

14. Encierran al talento “techie” en auténticos “cuchitriles” (que ya están llenos hasta la bandera de gente).

15. Los “jefazos” del área tecnológica son expertos… en Windows 98.

16. Quienes se precian de ser consultores tecnológicos están pegados como lapas a viejos PCs.

17. Las empresas obligan al talento “techie” que reclutan a cumplir (a rajatabla y sin excepciones) horarios de 9 a 18 horas.

18. Hay quienes están convencidos de que la digitalización se traducirá en una auténtica apocalipsis laboral.

19. Para algunos “lumbreras” internet es una tierra desconocida y como tal es muy peligrosa.

20. Los modelos flexibles de trabajo (el “homeoffice”, por ejemplo) son totalmente imposibles.

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir