Digital

Enviar paquetes a cañonazos: ¿será esta la nueva ocurrencia de Amazon después su "ida de olla" con los drones?

amazonImagínese que realiza un pedido en Amazon –no importa su tamaño, da igual que pese 2 ó 100 kilos– y que éste llega directamente a la puerta de su casa en cuestión es minutos disparado por un cañón. No, no se asuste, es sólo una broma, pero ¿no le resultan también un poco ridículos los drones metidos a repartidores que Amazon, con la inestimable ayuda de la CBS, se ha sacado de la chistera en los últimos dos días?

Probablemente también se lo parezcan. Ahí están las redes sociales para atestiguarlo, unas redes sociales que no han parado de "recochinearse" en las últimas horas de la última y sorprendente ocurrencia de Amazon.

Porque, ¿está realmente Amazon pensando en utilizar mini drones para repartir pedidos? Seguramente sí, pero hay quienes ven en este bizarro proyecto fundamentalmente una maniobra de relaciones públicas perfectamente orquestada por el gigante del comercio electrónico y su “socia” en esta aventura: la cadena estadounidense CBS.

El servicio de reparto con mini drones, que Amazon ha bautizado ya con el nombre de “Prime Air”, permitirá que los clientes de la tienda online más famosa del mundo reciban sus pedidos en un plazo de apenas 30 minutos. ¿El problema? Que en el mejor de los casos los “drones repartidores” de Amazon no serán realidad hasta dentro de 5 años. Y no sólo eso, que para surcar los cielos llevando y trayendo los pedidos a los clientes de Amazon, los vehículos aéreos no tripulados de la empresa de Jeff Bezos tendrán que contar antes con la autorización expresa de la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos.

¿Por qué entonces tanto revuelto en torno a un proyecto que no está todavía tan lejos de salir al cascarón? Las relaciones públicas son de nuevo la respuesta a esta pregunta. Unas relaciones públicas que a Amazon le han salido gratis en este caso y que, casualmente, han sacado toda su artillería la noche antes del día que esperan cada año como agua de mayo todas las empresas de e-commerce: el Cyber Monday.

Business Insider calcula que la maniobra de relaciones públicas orquestada el pasado domingo por Amazon y la CBS tendría un valor de 3 millones de dólares. Esta es al menos la cifra que la compañía de Jeff Bezos habría tenido que desembolsar si hubiera optado por la más cara y también más descarada fórmula de la publicidad pagada tradicional.

De todos modos, asumir que el “gag” de Amazon y sus drones tiene un valor de 3 millones de dólares es probablemente quedarse corto. Y es que a los 13 millones de espectadores que vieron el pasado domingo 60 Minutes, el programa de la CBS que informó “en primicia” de los futuristas proyectos de Amazon, hay que sumar los cientos de millones de personas que están hablando de la noticia durante los últimos días gracias al inestimable poder viral de internet.

Puede que la “ocurrencia” de los “drones- repartidores” esté suscitando en internet más guasa que otra cosa, pero el caso de todo el mundo está hablando de Amazon. Y ya se sabe, lo importante es que hablen de ti, aunque sea mal, ¿no cree?

Te recomendamos

TAPTAP

ICEMD

ADN

Recopilatorio

Enamorando

Compartir