Digital

Juguetes inteligentes: beneficios y riesgos para los niños

En la era de los juguetes inteligentes debería leer esto antes de comprar sus regalos de Navidad

En la era de los juguetes inteligentes debería leer esto antes de comprar sus regalos de NavidadLa tecnología es omnipresente en nuestras vidas. Los últimos avances han alcanzado tal importancia que las sociedades se han visto obligadas a evolucionar su ética en algunos aspectos y comenzar a cambiar numerosas legislaciones. Y tenga claro que no se libra ningún ámbito. Ni siquiera los juguetes.

Los niños de hoy en día tienen multitud de opciones cuando se trata de juguetes interactivos. Nada que ver con las generaciones anteriores.

A priori esto debería algo positivo puesto que el discurso general apunta a que este tipo de divertimentos ayudan a mejorar la educación de los pequeños y contribuyen en su desarrollo mental.

No hay ninguna mentira en estas afirmaciones, pero debemos alertar de algunos peligros que pasan desapercibidos para los padres.

Muchos de estos no llegan a comprender los riesgos en materia de seguridad y privacidad que pueden conllevar algunos de estos juguetes, y en especial los dispositivos conectados.

La era de los juguetes inteligentes

Con la Navidad a la vuelta de la esquina los niños y niñas ya han escrito sus correspondientes listas de regalos. Y seguramente estén repletas de los últimos modelos de juguetes entre los que habrá dispositivos conectados y muñecos interactivos.

Es necesario que los padres conozcan bien estos regalos tecnológicos que nos llegan bajo inocentes apariencias. Un gran ejemplo lo encontramos en el muñeco Elmo love2Learn de Hasbro.

Este viene con una aplicación que permite una experiencia de juego personalizada. De esta forma y mediante un sistema de reconocimiento de voz jugará con el niño.

Ponemos el foco en la casa de ensueño de Barbie (Mattel) Hello Barbie Dreamhouse.

Un juguete que cuenta con Cognitoys Dino habilitado para Wi-Fi de Elemental Path impulsado por IBM Watson. Un sistema que permite utilizar comandos de voz para activar diferentes funcionalidades de la casa.

No nos olvidamos de que la Barbie que habita en esta casa cuenta con un micrófono que le permite interactuar con los niños.

Otra de las muñecas mejor preparadas en términos tecnológicos es My friend Cayla (Genesis).

Esta tiene incorporado un sistema que convierte el juguete en el mejor amigo interactivo del niño capaz de ofrecerle bastante información como el tiempo, por lo que debe llevar implantado algún tipo de componente de ubicación.

Las marcas sí se preocupan

The Drum se ha puesto en contacto con estos fabricantes. Desde Mattel explican que harían algún seguimiento en caso de considerarlo oportuno. En el caso de Elemental Path explican que los juguetes conectados “ofrecen una personalización e interacción sin precedentes”.

Esta última empresa admite que los padres no reflexionan seriamente sobre cuestiones como la privacidad a la hora de regalar este tipo de juguetes. Razón por la que Elemental Path solicita permisos para el uso de los datos, los cifra y los anonimiza para cualquier actividad de terceros.

Los juguetes interactivos hacen felices a muchos niños y, debido a su éxito, las marcas trabajan tomando medidas para garantizar la seguridad de los pequeños.

Volvemos a poner el foco en la muñeca Cayla. Genesis ha desarrollado para esta un software denominado “Violet”. Un sistema totalmente patentado para los niños que los protege de palabras e imágenes ofensivas o delicadas.

Mattel indica que para jugar con Hello Barbie se requiere de la descarga de una aplicación y conexión Wi-Fi además del consentimiento de los padres. Barbie puede interactuar con los niños gracias a una asociación con ToyTalk.

Una compañía que recibe las conversaciones con los niños mediante el sistema de reconocimiento de voz y la inteligencia artificial para generar respuestas cada vez más adaptadas.

El problema está en el uso que terceros puedan hacer de estos datos según las informaciones publicadas por Newsweek.

Los problemas legales

La muñeca Cayla y el robot i-Que Intelligent fueron el objetivo de una queja presentada ante la Federal Trade Commission (FTC) por grupos de defensores de los niños, los consumidores y la privacidad. Estos señalaban que los juguetes conectados estaban espiando a los niños erigiéndose como una amenaza a su privacidad y seguridad.

La denuncia solicitó una investigación tanto a Genesis como a Nuance Communications (proporciona software de reconocimiento de voz a los citados juguetes), porque recopilan, utilizan y divulgan de manera injusta y engañosa archivos de audio de los niños sin los avisos y notificaciones adecuados”.

Entre las quejas presentadas hay que destacar el hecho de que la muñeca Cayla está programada con decenas de frases del universo Disney que los niños pueden no reconocer como publicidad.

“Si bien los juguetes conectados pueden no ser perfectos, siguen siendo una gran opción para los niños”, explica en The Drum Alison Mierzejweski, editora senior del site especializado en seguridad de juguetes Toy Insider.

Explica que los juguetes inteligentes ofrecen ventajas increíbles cuando se trata de la educación. Esto no elimina que las cuestiones éticas y las preocupaciones sobre la privacidad, especialmente ante la posible presencia de hackers.

Es por esto que se recomienda a los fabricantes que expliquen de forma pormenorizada todos los sistemas implantados en sus juguetes, que fabriquen productos más seguros, encripten los datos y no almacenen estos en la nube.

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir