Digital

Detractores y defensores de ePrivacy no se ponen de acuerdo

¿Es el reglamento ePrivacy tan fiero como lo pintan? Sí y no (todo depende)

El controvertido reglamento ePrivacy fue protagonista ayer de un encendido debate celebrado en el marco de la feria y la conferencia digital Online Marketing Rockstars.

eprivacyEl reglamento ePrivacy, el mismo que según algunos amenaza con meter un tiro en la nuca a la hasta ahora próspera economía digital, fue ayer objeto de un acalorado debate (con más preguntas que respuestas) en el marco de la feria y conferencia digital Online Marketing Rockstars (OMR), que concluye hoy en la ciudad alemana de Hamburgo.

Que este reglamento vaya a favorecer presumiblemente a Google y Facebook (en los que el log-in, y por lo tanto, el consentimiento explícito del usuario, forman ya parte de su ADN desde hace muchísimo tiempo) es un argumento que no convence en absoluto a Andrus Ansip, vicepresidente de la Comisión Europea y responsable del Mercado Único Digital.

“¿Por qué deberían fracasar los players europeos haciendo lo mismo que ya hacen Google y Facebook? En este punto me veo obligado a disentir”, aseguró Ansip en OMR.

De un parecer muy distinto con respecto al reglamento ePrivacy es dueño Mathias Döpfner, CEO de la editorial alemana Axel Springer. “El actual reglamento ePrivacy no ha hecho sino convertir lo que era a priori una buena idea en una desventaja. Tal y como está redactada en la actualidad, la norma destruirá a las pequeñas y medianas empresas”, advirtió Döpfner (visiblemente irritado por la tibieza de Ansip en sus declaraciones).

El vicepresidente de la Comisión Europea terminó admitiendo que el reglamento ePrivacy favorecería a los grandes gigantes de internet venidos del otro lado del charco (o al menos no se esforzó demasiado a la hora descalificar este argumento).

Ansip rebatió, en cambio con dureza, otro argumento: el de que los usuarios están más dispuestos a dar su consentimiento a Google y Facebook para recibir publicidad personalizada que a ceder ese consentimiento a los publishers para ser agasajados con noticias.

Extraordinariamente parco en palabras, Ansip repitió una y otra vez durante su intervención en OMR que los usuarios deseaban realmente una mejor y más estricta protección de sus datos personales en la red de redes. Y cuando Döpfner le recriminó que el nuevo reglamento ePrivacy llegaba al extremo de prohibir a los publishers dar a elegir a los internautas entre acceder a sus contenidos a cambio de publicidad o hincar a estos el diente mediante suscripciones de pago, Ansip se quedó sin palabras y optó por una sacudida de hombros como única respuesta.

En OMR Ansip quedó, a juicio de muchos, en evidencia y demostró lo poco familiarizado que está en realidad con las preocupaciones que acucian a quienes se desenvuelven en la arena de la economía digital.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir