Digital

Fortnite, el Facebook de la generación Z

¿Es una red social? ¿Es un videojuego? Es Fortnite

A medida que Fortnite se ha convertido en un fenómeno global sin precedentes que aúna el entretenimiento con el social media, las marcas buscan nuevas fórmulas para adentrarse en este universo centennial.

fortniteFortnite se ha convertido en uno de los videojuegos más populares entre la generación Z. O, ¿deberíamos decir red social? Un estudio de la consultora NRG señala que este juego tiene mucho más en común con Facebook que con cualquier otro videojuego tradicional como Call of Duty.

Y es que, además de ofrecer un espacio de juego, también se presenta como el lugar en el que compartir partidas con otros jugadores en cualquier lugar del mundo. Una conexión en streaming que les permite hablarse y relacionarse mientras juegan en tiempo real.

Tal es el vínculo que se crea entre los usuarios que comparten pasión por el videojuego que los jóvenes afirman sentirse mejor empleando su tiempo en Fortnite que en las redes sociales pues, señalan, les ayuda a evadirse de sus problemas, expresarse sin miedo a ser juzgados y contribuye a aumentar la seguridad en sí mismos.

Unas razones que llevan a 250 millones de jugadores en todo el mundo a conectarse al videojuego de forma regular y a consumir más de 103 millones de horas en apenas un mes a través de plataformas en streaming como Twitch.

Esta afición ha captado, sin duda, el interés de las marcas que tienen ante sí la oportunidad de dirigirse a uno de los targets más codiciados, complejos y, al mismo tiempo, fieles de la actualidad.

Por ello, aunque la publicidad tradicional todavía no tiene cabida en el videojuego, algunas compañías comienzan a buscar alternativas para estar presentes en él. La marca deportiva Nike puso en marcha un concurso por el que regalaba un par de zapatillas exclusivas virtuales con las que vestir al avatar que solo se podían ganar a través del juego. La NFL, por su parte, permitió a los jugadores vestir a sus avatares con los colores de los distintos equipos.

Mucho más original fue la acción del DJ Marshmello que ofreció un concierto virtual en el juego un día antes de la Super Bowl que consiguió aglutinar a 11 millones de personales, una campaña que demuestra el poder del mundo digital a la hora de conectar con los centennials mediante experiencias.

Eso sí, adentrarse en el universo Fortnite, es un lujo solo apto para marcas con presupuestos abultados y es que, lanzar un producto en el videojuego cuesta la friolera cantidad de 500.000 dólares por semana.

Todo ello para ser parte de un fenómeno que trasciende el videojuego, que hibrida el mundo social con el vídeo y el entretenimiento para conectar con los centennials como ninguna otra plataforma y que muchos ya consideran ya el Facebook de la generación Z.

Te recomendamos

Outbrain

MKD

A3media

T2O

Compartir