Digital

Habrá nuevos y peores escándalos de datos que Cambridge Analytica

Los escándalos de datos que están por venir serán auténticas bombas atómicas

Pese a que el escándalo protagonizado por Facebook y Cambridge Analytica está dando muchísimo que hablar, en el futuro se divisan escándalos aún más graves.

datosEl escándalo protagonizado por Facebook y Cambridge Analytica ha colocado a los datos, esos que muchos definen como el petróleo del siglo XXI, en el epicentro de acalorados debates cuya temperatura sube por momentos.

Este escándalo no será lamentablemente el último. Sobre el horizonte se cierne ya la lóbrega sombra de más escándalos cuyo carácter explosivo ganará por goleada al cacareado casp Cambridge Analytica.

En un artículo para Technology Review dos expertos que saben de lo que hablan, Justin Hendrix (NYC Media Lab) y David Carroll (Parsons School of Design), aseguran que las tecnologías de targeting que echarán sus zarpas sobre la red de redes en los años venideros serán aún más invasivas.

“Las máquinas nos conocerán mañana bastante mejor de lo que ya lo hacen hoy”, profetizan Hendrix y Carroll. Y aun cuando Facebook haya tomado la decisión de restringir el acceso a los datos de sus usuarios, “hay actualmente en el mercado más información sobre los ciudadanos que nunca”.

“En los próximos años asistiremos a la convergencia de varias disciplinas como el data mining, la inteligencia artificial, la psicología, el marketing, la economía y el diseño experimental”, apunta Hendrix y Carroll.

Junto a la fusión (potencialmente peligrosa) de estas disciplinas habrá un aumento exponencial de dispositivos equipados con sensores de vigilancia que estarán apostados en cada esquina dentro de nuestros hogares y nuestros vecindarios y convenientemente agazapados en asistentes de voz y en gadgets con el foco puesto en el internet de las cosas.

Los dispositivos que nos rodean (y nos espían sibilinamente) serán cada vez mejores, vaticina Hendrix y Carroll, reconociendo nuestras expresiones faciales, descifrando los matices de todas y cada una de las palabras que salen de nuestras bocas y analizando las señales psicológicas que emitimos quizás sin ser conscientes de ello.

En las disciplinas potencialmente pérfidas que se divisan a la vuelta de la esquina se necesitará aún algún tiempo para reconocer su impacto dañino sobre la sociedad (y para implementar posibles soluciones). Ya ha sucedido antes, advierten Hendrix y Carroll, en industrias como la energética y la automovilística.

Y mientras tanto las tecnologías que se convertirán en nuestra mano derecha (e izquierda) en el transcurso de los próximos años deberían ser contemplada como amenazas, amenazas de cuyo vientre podrían emerger escándalos aún peores que el caso Cambridge Analytica.

Te recomendamos

México

School

Podcast

Podcast

Compartir