Digital

En esta empresa sueca (100% real) una buena parte de los empleados son cíborgs

En esta empresa sueca (100% real) una buena parte de los empleados son cíborgsDespués de una inyección (sólo mínimamente dolorosa) practicada entre el pulgar y el dedo anular, un microchip termina abriéndose paso en un nuevo empleado. Y una vez creado otro cíborg (o algo parecido), esté puede dirigirse a la cantina de la empresa para la que presta sus servicios y comprar tranquilamente un “smoothie” utilizando para ello su recién estrenado implante subcutáneo.

Esta escena parece futurista y casi increíble, pero para la empresa sueca Epicenter lo de implantar microchips a los empleados se ha convertido en realidad en pura rutina.

En Epicenter, un espacio de coworking con sede en Estocolmo, tanto empleados como arrendatarios están más que dispuestos a dejarse implantar microchips para convertirse así en una suerte de cíborgs.

El implante de microchips no es obligatorio, pero lo cierto es que 150 personas se pasean todos los días por las oficinas de Epicenter con un microchip del tamaño de un grano de arroz alojado en la mano.

En esta empresa sueca (100% real) una buena parte de los empleados son cíborgs

Pero, ¿por qué quiere Epicenter convertir a sus trabajadores en cíborgs? Básicamente por una cuestión de comodidad. Tal y como explica Patrick Mesterton, cofundador y CEO de Epicenter, el microchip de marras hace las veces de llave para abrir puertas cerradas, de código para utilizar impresoras y de tarjeta de crédito para comprar comidas y bebidas en la cantina de la compañía.

¿Merece realmente la pena implantarse un microchip para beneficiarse de tales ventajas? Quizás sí, pero ¿no podría hacerse lo mismo con un smartphone? Al fin y cabo, en los tiempos digitales que corren pocos osan separarse del móvil de sus amores.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir