Digital

Alexa quiere reconocer síntomas de enfermedades en el usuario

¿Está resfriado? La doctora Alexa, que todo lo oye, quiere recetarle medicamentos

Amazon ha presentado recientemente una patente para dotar a Alexa, su asistente de voz, de la capacidad de reconocer dolencias de tipo físico en el usuario.

alexaSe han necesitado más de 30 años para que sobre la faz de la Tierra haya actualmente más teléfonos móviles que personas. Y parece que tras ser "invadidos" por los ubicuos smartphones, otros gadgets se proponen también echar sus afiladas garradas sobre nuestras vidas (y también sobre nuestro planeta). Hablamos de los altavoces inteligentes, que están ya (quién lo diría) en uno de cada tres hogares. En 2021 habrá 7.000 millones unidades de estos dispositivos en todos los rincones del globo. Y entonces habrán transcurrido apenas seis años del lanzamiento del primer altavoz inteligente.

Los altavoces inteligentes y los asistentes personales que en ellos hay agazapados están abocados a dominar el mundo en menos que canta un gallo. Que se lo digan, si no, a Amazon. Tras lanzar Echo, el dispositivo que inauguró el hoy lucrativo y concurrido mercado de los altavoces inteligentes, el gigante del e-commerce quere llevar también la voz de Alexa (el asistente de sus “smart speakers”) a los microondas, a los relojes y a los automóviles.

En términos de comodidad es realmente complejo dilucidar si es o no fácil encender el microondas con la voz o con un mero botón. Lo que sí está claro es que Alexa y compañía recopilan como si no hubiera mañana datos personales sobre el usuario.

Pero hay más cosas a merced de las críticas en el fenomenal ascenso a los altares de los asistentes personales. ¿Por qué estos se cuelgan casi siempre del brazo de dóciles voces femeninas? ¿Hasta qué punto son beneficiosos sus incansables murmullos para los más pequeños de la casa?

El futuro al que nos abocan las empresas tecnológicas es inextricable, pero a veces puede intuirse echando un simple vistazo a las webs de las oficinas de patentes. Y se da la circunstancia de que la semana pasada Amazon registró una nueva patente bautizada con el nombre de “Voice-based determination of physical and emotional characteristics of users”.

A lo que aspira esta patente, que promete ser controvertida, es a reconocer las enfermedades de las que es potencialmente víctima el usuario mediante un algoritmo de análisis de voz.

Si el algoritmo decodifica con éxito la dolencia del usuario prestando atención a sus síntomas (continuos estornudos, por ejemplo), Alexa tendría vía libre para hacerle llegar contenido en formato audio altamente personalizado (que vaya más allá de la mera publicidad).

Quién sabe, si en el futuro tenemos la ocurrencia de carraspear en presencia de nuestro altavoz inteligente, éste podría comenzar a sugerirnos (hasta casi imponernos) medicamentos para poner remedio a nuestro resfriado.

Te recomendamos

Eficacia

Atresmedia

ADN by DAN

icemd

Compartir