Digital Marketing

¿Está seguro de dónde aparecen sus anuncios? Eche un vistazo a este fraude publicitario

internetThedarewall.com ha recibido numerosas denuncias por infracciones en materia de derechos de autor y parece que es el típico sitio que los anunciantes querrían evitar ¿o no? Recientemente publicidad de primeras marcas como BMW, T-Mobile o Anheuser han sido vistas en la mencionada web.

¿Extraño? Lo realmente curioso es que estas marcas pensaban que sus anuncios se estaban ejecutando en lavishcar.com. Una web completamente diferente y, lo más importante, sin denuncias por infracciones en materia de derechos de autor.

Los anuncios que se publicitan en un sitio web bajo el nombre de otro web site son un hecho bastante común en los mercados de compra de publicidad automatizada y es una práctica conocida como “enmascaramiento de la URL”.

Se utiliza a menudo para engañar a los anunciantes que desconocen que sus anuncios están siendo mostrados en webs que han sido denunciadas por infracciones pero que generan mayor tráfico para poder cobrar más a los anunciantes por mostrar sus anuncios.

Lucas Herscovic, vicepresidente de consumo de Anheuser ha explicado que “somos conscientes de que la falsificación persiste en el mercado y resulta inaceptable” afirmando que han aumentado los controles de calidad para que los clientes puedan estar tranquilos. Por el momento ni BMW ni T-Mobile han hecho comentarios al respecto.

Aunque este tipo de prácticas suelen orientarse mayoritariamente a la industria de la publicidad digital lo cierto es que estos casos son un indicador de la corrupción dentro de toda la cadena de suministro.

De acuerdo a los datos ofrecidos por la firma de calidad de anuncios DoubleVerify, hasta el 23% de los anuncios adquiridos por compra de publicidad automatizada han acabado en sitios cuyas URL han sido tergiversadas con estos fines. Por otro lado, Ghostery, compañía centrada en la recolección de datos anónimos de usuarios en la red señala en su última investigación que hasta el 40% de las URL que aparecen en las subastas de compra automatizada realizan esta práctica.

"Lo vemos como una gran amenaza para la validez y la integridad de los intercambios " explica John Murphy, responsable de calidad publicitaria en OpenX. "El problema pasa por todo tipo de razones" ha señalado el CEO de Ghostery, Scott Meyer. "Si bien muchas URL provienen de sitios de torrents o de contenido adulto, el enmascaramiento de dominio puede extenderse a sitios legítimos que tratan de acceder a las más altas ofertas de CPM en sitios más conocidos”.

El enmascaramiento de la URL se puede realizar mediante diversos métodos pero el más utilizado es el que recurre a un iframe o una ventana dentro de otra ventana. Los sitios que quieren ocultar sus direcciones de URL colocan sus anuncios dentro de estos iframes, por lo que siguen mostrando la página, pero apuntan de nuevo a otro sitio web. Estos iframes pueden superponerse unos encima de otros por lo que es difícil determinar exactamente en qué sitio se está viendo el anuncio.

Te recomendamos

Enamorando

Newsletter

Smartclip

La Vaguada

Compartir