líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

De estrellas a magnates de los negocios: la metamorfosis que la tecnología propicia en el

Digital MarketingLas estrellas de Hollywood han acabado convirtiéndose en magnates de los negocios

Por qué las estrellas de Hollywood son ahora también magnates de los negocios

De estrellas a magnates de los negocios: la metamorfosis que la tecnología propicia en el "star system"

Esther Lastra

Escrito por Esther Lastra

Otrora estrellas brillaban en un único firmamento, aquel en el que estaba apalancado su arte. Hoy esas estrellas son también magnates de los negocios.

Irrumpir en el «star system» nunca fue tan arrolladoramente fácil como lo es la actualidad. Y en la democratización de ese «star system» (otrora reservada para solo unos pocos) juega un rol de primerísimo la tecnología digital. Así lo cree Anita Elberse, profesor de la Harvard Business School, que en su ponencia en Online Marketing Rockstars (OMR) ha colocado hoy bajo los focos el futuro del entretenimiento, cuyos designios marca de manera absolutamente impepinable la tecnología digital.

Al fin y al cabo, «la tecnología digital merma el coste de hacer negocios. Y en toda la cadena de valor asistimos a la irrupción de cada vez más artistas en el mercado. Hoy en día es, por ejemplo, muy barato grabar un disco», subraya Elberse.

Así y todo, y pese a que las barreras de entrada a la industria musical son cada vez más livianas, «la gente sigue empeñada en fijarse única y exclusivamente en las estrellas de más relumbrón y no mirar más allá», advierte la profesora.

Y esas estrellas de relumbrón no hacen sino acumular más poder. «La tecnología digital brinda a las superestrellas la posibilidad de amasar ingentes cantidades de followers en las redes sociales e interactuar y llevar a cabo transacciones con sus fans de manera mucho más directa«, señala Elberse.

De estrellas a secas a magnates de los negocios: bienvenidos a la era de las superestrellas

De todos modos, aupadas por el poder elevado a la máxima potencia que la tecnología digital les brinda, las estrellas no están interesadas única y exclusivamente en llenarse los bolsillos. «LeBron James no aspira, por ejemplo, a ganar más dinero. Quiere en realidad más propiedad sobre su propia marca y nutrirse también de recompensas de naturaleza no monetaria», enfatiza.

Otrora estrellas brillaban en un único firmamento, aquel en el que estaba apalancado su arte. Hoy esas estrellas son también magnates de los negocios. «Gwyneth Paltrow no es solo actriz. Es también una mujer de negocios 24/7 con su empresa enfocada al bienestar Goop. Y también Reese Witherspoon ha ido más allá de la interpretación y ha vendido recientemente su productora», explica Elberse.

Está claro que las superestrellas son cada vez más poderosas y echan sus tentáculos en cada vez más ámbitos de actividad. Parafraseando a una de esas superestrellas de nueva hornada, el actor estadounidense Dwayne Johnson, «las superestrellas no se limitan a jugar el partido y cambian realmente la manera en que se juega ese partido», concluye Elberse.

 

Cuatro minutos de anuncios por hora: así es el plan que Disney+ pretende poner en marcha este 2022AnteriorSigueinte"Oro parece, Cruz Roja es", la primera campaña de CHINA para el Sorteo de Oro de Cruz Roja

Contenido patrocinado