Digital

Ética empresarial, cultura digital e interacción para ser más competitivos #Formentera20

formentera20Durante los días 5, 6, 7 y 8 de mayo hemos sido testigos de una de las citas marketeras más interesantes e inspiradoras de los últimos tiempos. Bajo el lema de "desconectar para conectar" se ha celebrado una nueva edición de Formentera 2.0 donde la transformación digital, el social media, el marketing, la creatividad y la televisión han sido los absolutos protagonistas.

El completo programa de ponencias ha contado con un nutrido grupo de expertos y profesionales en distintos ámbitos como es el caso de Genís Roca, fundador de RocaSalvatella que ha hecho de la transformación digital que estamos viviendo el pilar de su exposición.

La presentación comenzó señalando que durante los últimos 10 años en internet tan solo aportaban información las grandes empresas, universidades u organismos. Ahora nos encontramos ante un horizonte en el que la nueva frontera son los datos después de que la red de redes (supuestamente) haya conseguido que las compañías aprendan a gestionar sus procesos e informaciones.

“Son los datos los que en la actualidad hacen que seamos o no competitivos”, ha explicado durante su intervención. De sus palabras se desprende que el motor del cambio no es la tecnología digital como muchos piensan de forma equivocada sino que es la “cultura digital”, ya que “la tecnología es el instrumento pero no la esencia”.

Hemos llegado a un punto en el que nos hemos obsesionado con la medición de ese data tan importante pero nos enfrentamos al problema de que casi nadie lo comprende. “Tenemos que saber cómo traducirlo al lenguaje de las empresas”.

Entre sus conclusiones cabe destacar que resulta mucho más rentable invertir en la formación digital de nuestro equipo “mejor que fichar talento”, poniendo como próxima frontera la ética en el centro del diseño de las compañías.

Como ya habrá comprobado estamos inmersos en una época de cambio en la que los hábitos de los consumidores poco o nada tienen que ver con los de antaño. Razón por la que los contenidos que reciben tienen que avanzar para dar una respuesta a sus nuevas y volátiles necesidades.

Karma Peiró, directora de Nació Digital ha centrado su exposición en los diferentes tipos de contenidos que ahora son consumidos en las redes sociales en función de las edades de los usuarios. Plataformas como Facebook, Twitter o Instagram han dado el poder al usuario y todos nos hemos convertido en una marca. El contenido que compartimos se posiciona como el reflejo de lo que somos.

Hecho que nos sitúa ante un panorama en el que la información en internet es cada vez más abundante y debemos ser precavidos y “desconfiados con la información que circula en la red”.

La principal conclusión que podemos extraer de su presentación es que para exista una verdadera transformación digital “hay que enfocarse más en el usuario y la interactividad”.

Por su parte, Carlos Fernández Guerra, director digital & social media de Iberdrola expuso en Formentera 2.0 que vivimos equivocados. “Creemos que estamos segmentando nuestros intereses pero en realidad son los algoritmos los que nos seleccionan”.

Han salido a debate los tan ansiados contenidos virales sobre los Fernández Guerra no ha dudado en afirmar que cuando los conseguimos “nos sentimos Dios”, pero que “es frustrante cuando intentamos repetirlo y no lo logramos”.

En un evento como este no podía faltar uno de los grandes protagonistas de nuestras vidas: la televisión. En palabras de Tinet Rubira, director de Gestmusic, “el contenido televisivo no ha sufrido grandes modificaciones con la nueva era digital: ha cambiado el envoltorio pero el caramelo sigue siendo el mismo”.

“Siempre habrá alguien que ejerza como prescriptor de contenidos”, ha expuesto Rubira poniendo de relieve que la tendencia en televisión es avanzar hacia la creación de emociones sensoriales a través de sensores.

“La televisión comercial no está resuelta”, ha expresado Tinet Rubira. “Facebook (asegura que las redes sociales han salvado el prime time) está saltando al audiovisual y ofrecerán sistemas de distribución de contenidos televisivos”. Avanzamos hacia un panorama en el que deberíamos pagar por los contenidos que realmente queremos consumir en vez de contar con decenas de canales que no vemos.

Ha mostrado un escenario en el que la tecnología ha posibilitado que todos nos convirtamos en productores de contenidos en un mundo en el que, si tenemos una buena estrategia, “todo estará a nuestro alcance”.

Un dato significativo que deja claro que la televisión no ha muerto (ni piensa hacerlo como algunos señalan) son los datos de inversión publicitaria y de audiencias, tal y como ha expresado durante uno de los debates Sofía Mayoral, directora de marketing de Banco Sabadell.

Un debate sobre el avance de la transformación digital en el que también ha participado nuestro director y fundador, Javier Piedrahita hablando del empoderamiento de los usuarios citado al inicio de este artículo. “Muchas veces las personas se explican y venden mejor sus productos en YouTube que las propias marcas”.

En relación a la plataforma de vídeo de Google Rubira ha expresado que la considera como “poco transparente”, debido a sus sedes tributarias recalcando que “los youtubers se creen libres pero dependen de esa gran empresa”.

Una línea la expuesta por Piedrahita que encaja con la visión mostrada por Peiró afirmando que “el periodismo ciudadano no existe: las personas ejercen como fuentes”.

Las conclusiones de esta mesa pasan por apuntar que todas las revoluciones tecnológicas siempre requieren de una corrección social posterior. Y lo más importante: en este nuevo mundo del Big Data nunca debemos olvidarnos de la conciencia ya que la legislación siempre llega tarde (y mal).

Lo que la gente quiere ahora es ser sorprendida y no recibir lo que ya conocen. Las marcas tiene que aprender a interactuar con su audiencia ya que parece mentira que aún no hayan comprendido que es esta la que decide.

Roca no ha dudado en afirmar que los datos nunca deben ser capturados sino que “las marcas se los tienen que ganar”, poniendo así el foco en un nuevo horizonte en el que el Big Data dará paso a la era del Smart Data.

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir