Digital

El futuro del SEO está en el contenido

Los expertos en SEO que no evolucionen hoy se extinguirán como los dinosaurios mañana

Los expertos en SEO que no evolucionen hoy se extinguirán como los dinosaurios mañanaPregonando la muerte del SEO hay muchísimos heraldos (periodistas, blogueros y gurús) desde hace ya un buen tiempo. Sin embargo, lo que está muerto no es el SEO sino más bien la manera en que los expertos en esta disciplina se aproximan tradicionalmente a ella.

En el pasado era relativamente fácil recopilar una larga ristra de datos y determinar qué elementos tenían mayor o menor impacto en el posicionamiento de los motores de búsqueda (los links internos y las etiquetas H1 y H2, por ejemplo). Y precisamente por ello los expertos en SEO se convirtieron en una suerte de “dioses” capaz de obrar auténticos milagros.

Actualmente los algoritmos de Google (el rey absoluto de los buscadores) son cada vez más sofisticados y fluidos (en gran parte gracias a las multimillonarias inversiones del gigante de internet en la inteligencia artificial).

Más que basada en algoritmos deudores de un puñado de reglas (deducibles hasta cierto punto de manera sencilla), la tecnología del buscador de Google está impulsada por redes neuronales encaminadas a imitar el cerebro humano mediante el reconocimiento de patrones contextuales.

De hecho, las personas más cercanas a los desarrollos de Google en el ámbito de las búsquedas admiten que las decisiones tomadas por las redes neuronales de la compañía de Mountain View son tan complejas que resulta muy complicado dilucidar por qué una palabra clave concreta está mejor posicionada que otra en su buscador.

Puesto que el motor de búsqueda de Google se comporta cada vez más como lo haría un humano (y los seres humanos beben los vientos por los contenidos), el mayor desafío de los expertos de SEO es crear contenido único, relevante y pertrechado de suficiente autoridad, explica Kristen Poli en un artículo para Contently.

De hecho, algunos de los mejores expertos en SEO que hay en la actualidad no son sino estrategas de contenidos en ciernes (que serán los que enamorarán a Google en el futuro).

Los expertos en SEO saben cómo diseccionar a fondo un determinado sistema y convertir sus descubrimientos en “insights” de calidad. Y los estrategas de contenido operan en realidad de forma muy similar. Simplemente aplican sus habilidades a un tipo de sistema diferente.

Comprender los retos de la audiencia, sus preguntas y sus hábitos es esencial para crear contenido capaz de conectar con los actuales motores de búsqueda.

El auge de los asistentes virtuales se ha traducido en un incremento de las búsquedas de voz a través de los dispositivos móviles, por lo que los estrategas de contenidos, en particular aquellos que trabajan en el ámbito B2C, se esfuerzan en alumbrar contenidos tomando como referencia las preguntas (de viva voz) formuladas por el consumidor.

La tecnología tiene y seguirá teniendo un impacto crucial en el éxito en los motores de búsqueda, pero esa tecnología deberá maridarse con más creatividad (que halla habitualmente cobijo en el contenido).

En el futuro el “machine learning” hará más y más difícil desentrañar y llegar al fondo de los algoritmos de búsqueda. Por eso aquellos que quieran continuar jactándose de ser expertos en SEO deberán poner el foco en la creación de contenidos para los humanos y no tanto para los motores de búsqueda (que van camino en convertirse en clones de los primeros).

Te recomendamos

México

2boca2

podcast

A3media

Compartir