Digital

Los contenidos visuales y audiovisuales cobran peso

Fast content, la tendencia al consumo rápido de contenidos es imparable

Combinar calidad y rapidez es uno de los principales retos a los que se enfrentan tanto consumidores como creadores de contenidos

Según datos de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), EL 92,1% de los internautas accede a Internet a través del teléfono móvil, siendo el smartphone el principal dispositivo de acceso a Internet para el 36,9% de los usuarios. Este hecho tiene grandes implicaciones en cuanto a modo de navegación, consulta de información y consumo de contenidos: el hecho de navegar por Internet ya no es un comportamiento meditado y reposado, como lo es en entorno de escritorio: llevamos Internet en el bolsillo, y esta accesibilidad nos invita a conectarnos casi constantemente.

Ya sea al ser estimulados por una notificación, ya se deba a accesos puntuales pero constantes a lo largo del día en pro de cubrir distintas necesidades (informativas, de ocio, etc.), lo cierto es que vivimos en la era de los micro momentos. Gran parte de ellos se producen en redes sociales, donde el intervalo de tiempo que dedicamos al consumo de contenidos se estrecha. Es necesario, por tanto, llegar al usuario de una forma rápida y certera, a través de contenidos condensados, en ocasiones efímeros. Nace así la necesidad del fast content, contenidos que respondan a la demanda de un usuario cada vez más voraz y veloz, que trata de separar, en pocos segundos, el oro de la paja. Es por ello que el fast content se perfila como una de las más importantes tendencias de social media 2019.

Combinar calidad y rapidez es uno de los principales retos a los que se enfrentan tanto consumidores como creadores de contenidos: en un momento de sobrecarga informativa, de exceso de contenidos, ¿cómo destacar por encima del resto? La clave está en la creatividad, la capacidad de síntesis y el uso de tecnología ligera. La prisa acaba muy rápido con la paciencia, por eso desde hace ya tiempo el fast content se posiciona como la mejor opción para impactar al usuario. Desde que Snapchat apostara por la fugacidad de contenidos, hemos asistido a iniciativas por parte de grandes plataformas que ponen en valor el contenido efímero: a Facebook Stories e Instagram Stories se ha unido recientemente AMP Stories, de Google.

Contenido efímero que ayuda a conectar con la audiencia

No llega a un mes, Facebook ha lanzado la publicidad en sus Stories, que, como las de Instagram, permitirán enfocarse a objetivos como reconocimiento de marca, alcance, tráfico, conversiones o reproducciones de vídeo, entre otros. Eso, con todas las posibilidades de segmentación y medición que ofrece cualquier tipo de anuncio en Facebook. Según datos de Ipsos, el 68% de los usuarios de Stories las utiliza al menos en tres aplicaciones las historias habitualmente en al menos tres aplicaciones, mientras que el 63% planea incrementar su uso, en el futuro. Un 62% reconocieron haberse interesado más por una marca o un producto tras verlos en una historia.

Como vemos, los grandes dirigen sus esfuerzos ya hacia este formato, con el objetivo de retener a una audiencia cada vez más difícil de satisfacer en sus ansias de consumir contenidos de forma amena, veloz y sencilla. Los anunciantes se enfrentan al reto de generar contenidos que se adscriban a estas características, capaces de enamorar a primera vista y aún a sabiendas de que desaparecerán con la misma rapidez que llegaron. Por eso es tan importante dejar huella. En ese sentido, los contenidos visuales y audiovisuales cobran peso. Stories o emisiones en directo son buenos ejemplos de contenido efímero que ayudará a las marcas a conectar con una audiencia movida por la urgencia, ante la evidencia de que sólo estará disponible por un tiempo limitado.

El contenido efímero incrementa el engagement, aporta frescura y espontaneidad (humanizando a las marcas) y mantiene a la audiencia pendiente de las actualizaciones, siempre que los usuarios consideren que lo que se cuenta y cómo se cuenta tiene interés. Imágenes que hablen por sí misma, mensajes sintéticos que apelen a la emoción y el uso de tecnología AMP que minimice el tiempo de carga y favorezca un rápido acceso a los contenidos son los tres pilares básicos del fast content. El contenido efímero se basa en la idea de vivir el momento y, por su naturaleza, no requiere grandes esfuerzos de producción, únicamente saber contar una historia con tan sólo unos pocos flashazos, o saber detectar la oportunidad del momento.

Tanta importancia está adquiriendo el contenido efímero como modo de conectar con la audiencia que, más allá del Social Media, el fast content es considerado por los profesionales del marketing como una de las tendencias de marketing digital 2019, compartiendo top ten con áreas como el vídeo programático, el social commerce o el voice marketing, para hacernos una idea del peso que ya tiene.

Nos habla de ello Iñaki Soria, Social Media Manager en la agencia de marketing de resultados Kanlli.

Nota de prensa

Te recomendamos

A3

ADN

Navidad

Recopilatorio

Enamorando

Compartir