Digital

FINANCIAL TIMES EXTIENDE LAS REDES SOCIALES AL MUNDO DE LOS DIRECTIVOS

Las redes sociales se usan frecuentemente como lugar en el que pasar el tiempo de ocio, donde intercambiar opiniones sobre intrascendencias y darle un empujoncito a la vida. El Financial Times, siguiendo la estela de otras redes profesionales con cierto auge en Estados Unidos se ha propuesto crear una red social igualmente divertida, pero más seria y exclusiva.

Las redes sociales y el mundo de los negocios se sirven el uno del otro de manera simbiótica. En primer lugar estas redes son vehículo de promoción de empresas y objeto de mensajes publicitarios a la vista de los usuarios. Por otra parte, los departamentos de recursos humanos observan la vida virtual de sus empleados e incluso en ocasiones constituyen una fuente de búsqueda de currículos.

Existe una tercera faceta que liga ambas actividades y que es en la que el Financial Times se escuda para impulsar su nuevo proyecto: el uso de internet por parte de los altos cargos para intercambiar opiniones sobre el sector.

El diario ha apostado por la creación de foros en los que se discute el estado del mercado con la misma ligereza con la que se comenta la última película de Scarlett Johanson, aunque con unos requisitos de accesibilidad algo más complejos.

El foro de momento está indicado únicamente para puestos elevados del sector de los medios de comunicación, las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones. Para poder pertenecer a este exclusivo grupo es necesario abonar 2.640 euros anuales a cambio de los cuales el cliente podrá leer la edición digital del diario financiero del grupo Pearson, discutir con sus colegas sobre lo que le venga en gana y asistir a las conferencias que el grupo organiza periódicamente.

La elección de profesionales de este sector no ha sido al azar. En palabras de Jayne van Hoen, director de conferencias del grupo a Expansión: “Los ejecutivos en los sectores de tecnología y medios se comunican cada vez más por vía online”.

Si la iniciativa prospera esperan ampliarla al mercado inmobiliario y del lujo. Esta se topa con detractores y entusiastas, con sus más que razonables argumentos, pero sólo el tiempo podrá dar la razón a alguno.

Otra de sus limitaciones es la imposibilidad de compartir información por motivos de privacidad entre diferentes empresas. Además hay directivos reaccionarios cuya familiarización con internet en estos términos es todavía baja y prefieren interactuar personalmente. De hecho, sólo un 20% de los directivos en Reino Unido considera imprescindible el uso de las redes sociales frente al 50% de los estadounidenses.

Aun así, el crecimiento del número de usuarios de redes sociales demuestra que éstas ya no están relegadas a un segundo plano. De momento el 63% de las ganancias obtenidas por el Financial Times en 2007 provenía de su división digital.

Te recomendamos

Cannes

Regalos Ecology

Experiencias

Atresmedia

Compartir