líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

Digital MarketingImagen de una lupa sobre el teclado de un portátil

La lógica del fraude publicitario según Bob Hoffman

El fraude publicitario: un análisis de la gran amenaza de internet basado en la lógica

The Ad Contrarian reflexiona sobre el fraude publicitario online y ofrece su punto de vista basado en la lógica (y no tanto en los datos).

A pesar de que el mundo digital ha cogido impulso en 2020 y muchas son las marcas que apuestan firmemente por este canal para conectar con los consumidores (obteniendo buenos resultados), en internet hay una sombra que acecha a la industria: el fraude publicitario. Un problema que continúa poniendo la zancadilla a los especialistas en marketing y del que Bob Hoffman, autor del siempre crítico blog The Ad Contrarian, reflexiona en su último post.

El experto recuerda en estas líneas que el fraude publicitario ha sido un tema discutido durante muchos años por informáticos, ingenieros, especialistas en seguridad, medios publicitarios y múltiples investigadores. Y si por un lado empresas de marketing y publicidad, agencias y sus consultores de seguridad lo tachan como un problema menor que se reduce con el paso de los años, varios investigadores independientes advierten de la magnitud del problema, que causa una pérdida estimada de más de 60.000 millones de dólares según datos que cita Hoffman. Además, estos investigadores aseguran que el fraude crece y cada vez es más difícil de identificar.

¿Cuál es, entonces, la versión a la que hay que prestar atención? En este punto, Hoffman ofrece un nuevo punto de vista a raíz de los hackeos procedentes de Rusia a más de 250 agencias del Gobierno de Estados Unidos.

Hechos indiscutibles que rodean al fraude publicitario

Apelando a la lógica más que a los datos, el autor del conocido blog brinda algunos «hechos indiscutibles». En primer lugar, señala que el mercado de publicidad online maneja más de 300.000 millones al año a través de sistemas informáticos.

Además, recuerda que se ha demostrado recientemente que los hackers informáticos tienen la capacidad de penetrar en algunos de los sistemas más seguros del mundo sin ser detectados, y las personas y empresas que han sido hackeadas tenían garantías de que eran seguras (que se desvanecieron).

El problema también reside en la gran cantidad de formas en las que los hackers pueden extraer dinero del ecosistema adtech. Según Hoffman, también se ha demostrado que jugar con el ecosistema programático es «asombrosamente simple».

A pesar de la amenaza, no existe una autoridad internacional y, por lo tanto, no existen sanciones transfronterizas por cometer fraude publicitario online.

Tras esta radiografía de la situación actual del fraude, Hoffman brinda a la industria su punto de vista. En primer lugar, tacha de «locura» el hecho de pensar que los hackers que han entrado en los sistemas protegidos por la Agencia de Seguridad Nacional y el Departamento de seguridad Nacional sin ser detectados no pueden hacer lo mismo en el ecosistema adtech.

«Sería asombroso si los ciberdelincuentes patrocinados por el estado no vieran el mercado de adtech como una elección ridículamente fácil e incluso más deliciosa, ya que no hay consecuencias por ser descubiertos», advierte.

Hoffman finaliza su análisis, como acostumbra, invitando a la industria a reflexionar sobre esta amenaza. «Si eres un especialista en marketing que invierte significativamente en publicidad digital, ¿qué razón tienes para creer en las métricas que estás obteniendo?«, se pregunta.

21 maneras de crear publicaciones asombrosas para promocionar sus productos en FacebookAnteriorSigueinteNace Alphabet Workers Union, el sindicato creado por 200 empleados de Google

Noticias recomendadas