Digital

Bob Hoffman critica la postura de la ANA sobre el fraude en la industria publicitaria

Fraude publicitario: cuando a la industria no le salen (o no le quieren salir) las cuentas

Las contradicciones de los diferentes agentes del sector sobre las cifras del fraude publicitario centran la crítica de Bob Hoffman en su blog Ad Contrarian en donde también aborda el caso Facebook.

Fraude publicitario: cuando a la industria no le salen (o no le quieren salir) las cuentasEl fraude en la industria publicitaria se ha convertido en el centro de buena parte del debate en el sector.

Su cada vez mayor presencia en el mundo online junto al baile de cifras que presentan unas y otras compañías y organizaciones ha hecho de estas prácticas una de las mayores preocupaciones para los profesionales.

Y no es para menos pues pocos saben con certeza en la industria el verdadero perjuicio que causa el fraude del tráfico.

Si el pasado año la ANA se daba palmaditas en la espalda por haber conseguido un descenso del 10% del fraude, pasando según sus cálculos de representar 7.200 millones de dólares en2016 a 6.500 millones en 2017, la semana pasada Adobe sorprendía con unas cifras muy distintas.

Según un estudio de la compañía que recogía el diario The Wall Street Journal, el 28% del tráfico analizado presentaba señales de tener procedencia no humana, es decir, 10 veces más que las cifras presentadas por la ANA.

Basándose en esta información, el famoso Ad Contrarian realiza sus propios cálculos que, teniendo en cuenta las previsiones de inversión en publicidad online para este año de 237.000 millones de dólares, señalan que en 2018 el fraude costará a los anunciantes 66.000 millones de dólares.

Pero avisa de que estas cifras podrían ser aún mayores pues, “los cálculos de Adobe se basan en las señales que sus sistemas pueden detectar” y, dado que los cibercriminales siempre van un paso por delante, parece evidente que existe una gran cantidad de fraude no detectado.

La crítica de Bob Hoffman hacia la Advertising National Association (ANA) no acaba aquí pues también la acusa de hipocresía ante el caso de Facebook y Cambridge Analytica. Tras más de 2 semanas sin pronunciarse al respecto, la asociación lanzó un comunicado en el que aseguraba:

“Nuestra industria tiene la responsabilidad de fortalecer los derechos de privacidad de nuestros consumidores. La transparencia debe ser el pilar de nuestra industria”.

Unas declaraciones que no han sentado nada bien a Hoffman que recuerda que la ANA junto a IAB y 4As se opusieron a las regulaciones de privacidad que la FCC pretendía imponer a los proveedores de banda ancha.

Siguiendo con el caso de Facebook, Hoffman también tiene palabras para el fundador de la red social, Mark Zuckerberg a quien acusa, de tener un 100% de ambición y un 0% de responsabilidad, “como muchos otros empresarios tecnológicos”.

Para demostrarlo se refiere a una memoria interna de 2016 que se ha hecho pública esta semana y en la que se ponen en evidencia las preferencias de la compañía a la hora de “conectar gente” sobre otras cuestiones como “un ataque terrorista coordinado a través de nuestras herramientas”.

Tras conocerse esta información, Zuckerberg ha sido tajante negando esta memoria. Como siempre, apunta Hoffman, a posteriori.

Mientras este terremoto hace tambalearse los cimientos de la industria, los marketeros callan y esperan a que amaine el temporal para seguir, como de costumbre, atascados en un sector en el que hay demasiados problemas y muy pocas soluciones.

Te recomendamos

#Highway2Sales

NH

Atresmedia

ADN by DAN

Compartir