líderes en noticias de marketing, publicidad y marcas

El futuro de internet: Europa vota mañana el proyecto sobre la neutralidad de la red

internet_europeLa neutralidad de la red es un aspecto crucial para el desarrollo futuro de internet. Según este principio, todo el tráfico debería recibir el mismo trato, con independencia del tipo de contenido o de las plataformas. Asimismo, no deberían bloquear intencionadamente el acceso a determinados sitios web.

Mañana martes 27 de octubre, los eurodiputados debatirán y votarán, durante el pleno en Estrasburgo, un proyecto de resolución sobre la neutralidad de la red. Esta votación llega tras dos años de negociaciones con los gobiernos de los 28 países integrantes de la Unión Europea. Los más críticos esgrimen que el principio no queda bien definido en la normativa sobre el mercado único europeo de las comunicaciones electrónicas.

Si finalmente se aprueban estas regulaciones, la ley se aplicará en todo el territorio europeo, sustituyendo leyes vigentes actualmente en los Países Bajos y Eslovenia. De lo contrario, los expertos afirman que podría tener «impactos devastadores en el terreno de la innovación, la competencia entre mercados y la privacidad del consumidor».

«Las reglas relativas a la neutralidad de la red en Europa son mucho más débiles que las regulaciones vigentes en Estados Unidos» afirma Barbara van Schewick, profesora de Derecho en la Universidad de Stanford y directora del Stanford Center for Internet and Society.

En abril de 2014, el Parlamento europeo ya aprobó normas que reforzarían la defensa de la neutralidad en la red, pero para aplicarlas a lo largo del continente es necesario el acuerdo del Parlamento, la Comisión Europea y el Consejo de la Unión Europea, formado por 28 ministros de cada gobierno integrante. El Consejo se mostró en desacuerdo con algunas de las cláusulas propuestas por el Parlamento, y propuso enmiendas que permitirían ciertas excepciones.

european_parliament

Una de las cláusulas más debatidas es la relativa a los “servicios especializados”. El proyecto de ley contempla que, en paralelo a una red libre, se presten servicios especializados de pago a cambio de recibir un trato prioritario. Unos servicios que deberían estar disponibles tanto para los usuarios finales como para aquellas empresas que deseen pagar una cantidad mayor a cambio de prioridad y rapidez en el tráfico de Internet. Se concederá prioridad por ejemplo, a la prevención de atentados terroristas, a la cirugía a distancia y a los automóviles inteligentes.

Sin embargo, las voces críticas aseguran que los parámetros vigentes en la actualidad son “demasiado amplios”, lo que podría crear una laguna en las regulaciones de neutralidad.

“Las grandes corporaciones que paguen para tener acceso a la red prioritaria tendrán costes más elevados, lo que provocará un incremento del precio que tendrán que asumir sus clientes para adquirir sus productos y servicios” asegura van Schewick en una publicación. “Los pequeños negocios que no puedan hacer frente a este pago quedarán fuera del mercado”.

Las compañías europeas de telecomunicaciones han argumentado que las fuertes regulaciones en estos servicios especializados obstaculizarían su negocio, y en última instancia, perjudicarían al consumidor. “Si se aprueban las normas restrictivas sobre la gestión del tráfico y los servicios especializados, corremos el riesgo de empeorar la experiencia de usuario y reducir el crecimiento y la creación de empleo en la potencial economía digital en Europa” afirmó Steven Tas, presidente del grupo industrial ETNO, en declaraciones para Reuters.

Otra de las regulaciones pendientes de votación hace referencia al tipo cero, una práctica comercial de algunos proveedores de acceso a internet que consiste en no medir el volumen de datos de ciertas aplicaciones o servicios al calcular el consumo de datos de sus clientes, lo que implica que el acceso a estas webs o servicios sea gratuito para los consumidores, perjudicando a todos los demás servicios y páginas web. En este sentido, el Parlamento pretende permitir que los reguladores nacionales decidan si esta práctica es aplicable o no en sus respectivos países.

Pese a que la nueva legislación es, en cierta medida, necesaria para garantizar la neutralidad en toda la Unión Europea, otro de los problemas graves es la posible interferencia en el tráfico cifrado de las conexiones VPN. “El cifrado hace imposible identificar el tipo de aplicación, así que los ISP que implementan ese tipo de gestión del tráfico generalmente lo colocan en los ‘carriles lentos’ de la red” explica van Schewick.

Si se aprueba el proyecto de reglamento, entraría en vigor en todos los Estados de la Unión Europea con carácter inmediato. En el plazo de seis meses después de su adopción, el BEREC, organismo que reúne a todos los reguladores europeos responsables del mercado de las comunicaciones electrónicas establecerá las directrices para que los reguladores nacionales supervisen la aplicación de la nueva ley.

savetheinternet_neutrality

Un grupo de activistas ya puso en marcha la campaña SaveTheInternet para que todos los ciudadanos europeos puedan compartir sus preocupaciones y traten de mostrar a los eurodiputados los peligros que acarrearía la no aprobación de las enmiendas. “De lo contrario, no existirá neutralidad en la red europea”.

 

 

Enamorando al Consumidor: Encontrando el camino hacia el consumidor - Mesa RedondaAnteriorSigueinte35 años de historia resumidos en los hitos de estas marcas españolas

Noticias recomendadas